Infografías: más Alto, más Claro y más Fácil

Categoría: Social Media | Publicado por SG Smartketing

Según la Wikipedia, una Infografía es una representación más visual que la propia de los textos, en la que intervienen descripciones, narraciones o interpretaciones, presentadas de manera gráfica normalmente figurativa, que pueden o no coincidir con grafismos abstractos y/o sonidos. A estas alturas la mayoría habréis visto una, las hay sobre las redes sociales, sobre blogs, con los datos de un sector, sobre alguna campaña… Pero, ¿Os habéis planteado hacer alguna?

En un momento en el que no deja de hablarse de la generación de contenidos por parte de las marcas, una infografía representa una de las mejores formas de ofrecer una información original, de calidad y con una buena dosis de creatividad. Pero, ¿Qué beneficios puede reportarnos la creación de esta forma de presentación de datos? Pues éstos serían:

  • Visibilidad: la información se presenta de forma muy visual, lo que facilita su entendimiento y comprensión
  • Experiencia: con ellas, la marca o empresa que las genera, demuestra su conocimiento y dominio sobre un tema o un campo
  • Notoriedad: se ve aumentada por parte de quien las crea
  • Viralidad: por su facilidad de lectura, comprensión, y formato, es muy probable que acaben siendo un contenido muy propicio para ser un viral en la red

Pero ojo, no todas las infografías tienen el éxito deseado. Si no se realiza una correcta elección del tema y los datos que queremos mostrar, podemos perder por completo el interés sobre la misma y por lo tanto, el componente viral disminuirá sensiblemente. Así que es importante dedicar el tiempo necesario para la elección de los mismos para garantizar un mínimo de interés y por lo tanto, hacerla atractiva.

Así que si os animáis a hacer una, aquí os vamos a dar una serie de pautas para su creación, y el resto ya dependerá de vosotros. Los pasos a seguir serían:

  1. ¿Por qué?: Parece una pregunta absurda, pero no debemos dejarnos llevar por la moda y con ello, generar un elemento que podría darnos una notoriedad importante a cualquier coste. Es fundamental marcarse un objetivo y tener claro que lo que se quiere transmitir es realmente útil e interesante.
  2. Elección del tema: Como decíamos al principio, desde los datos en Redes Sociales de tu marca, pasando por tus datos de crecimiento del último año, hasta una comparativa de un sector, la cantidad de temas donde elegir es bastante amplia. Mira que dispongas de suficiente información para crear algo llamativo y no una “chapuza”.
  3. Documentación: Infórmate, busca, pregunta, “doctórate” sobre el tema si hace falta. Es importantísimo que sepas de qué vas a hablar para no quedar en mal lugar. Tan grande como el éxito que puedes conseguir es el batacazo que te puedes llevar por dar una información errónea.
    Como en una investigación de mercados, podremos recurrir tanto a fuentes primarias: datos propios, datos de nuestro sector, encuestas que podamos realizar… Como a fuentes secundarias: Google, Wikipedia, blogs, Redes Sociales,…
  4. Bocetos: Con el fin de obtener el diseño final de la misma, es importante generar algunos diseños para poder elegir el que más guste y sobretodo el que mejor muestre lo que queremos presentar. En este punto no hace falta recurrir a expertos para la elección, bastará con preguntar al propio personal de la empresa para nos digan cuál de las opciones ven más atractiva, más visual, mas fácil de entender… Si alguien que no domine el tema es capaz de entender lo que ve, seguro que los expertos en la materia también lo harán.
  5. Diseño final: En este punto ya entra un cierto componente de subjetividad, en cuanto a la elección de colores, gráficos, fuentes, tamaños,… Pero aún con todo esto, tendremos que darle un estilo propio, un toque, una buena integración entre los datos así como una relación lógica entre los mismos. En este punto puede resultar interesante empaparse de infografías hechas por otros para coger ideas y ver más fácilmente la forma de rematar los detalles.
    En caso de que no seamos o tengamos en la empresa un buen diseñador gráfico, podemos recurrir a una ayudita externa mediante algunas herramientas gratuitas para generar el cuerpo de la infografía, tales como: Worlde, Creately o Stat Planet.
    Y otro punto importante, tan arriesgado como útil, es la firma. Debemos dejar constancia en la misma de quien la ha hecho, ya que si conseguimos que se convierta en un buen viral no tendrá sentido si nadie sabe quien la ha hecho, y no podremos apuntarnos el tanto.
  6. Difusión: Muy bien, ya le hemos terminado, nos gusta el diseño, es fácil de entender, muestra un contenido interesante,… Pero hay que darla a conocer para que pueda llegar a un gran número de personas y así poder conseguir la tan ansiada viralidad.
    Insértala en tu blog, difúndela por redes sociales, cuélgala en tu web, envíasela a bloggers, expertos y a líderes de opinión en la red para que la vean. Si les gusta seguro que la moverán en la red por su cuenta.

Ahora ya sólo depende de vosotros, de vuestro ingenio, de vuestra capacidad para sintetizar un tema del que dispongáis de suficiente información y sobre todo de vuestro ánimo para crear vuestra propia infografía y ponerla a circular por la red.

¿QUIERES COMENTAR ALGO?