Analítica Web: ¿analizas o te ahogas? (Parte I)

Categoría: SG, Web & Blog | Publicado por SG Smartketing


La tienda online de José estaba viendo como disminuían sus ventas y éste no sabía por qué. Hasta hace bien poco todo iba como la seda, pero fue aplicar un nuevo cambio de secciones en la misma y todo empezó a ir mal. Y todo porque José no estaba aprovechando el potencial de una de las herramientas más útiles para la toma de decisiones en internet: Google Analytics (en adelante GA).

La analítica web es muy necesaria para la correcta gestión de nuestra web, y especialmente si estamos vendiendo a través de la misma. Con la analítica podemos saber cuánto tiempo pasan nuestros usuarios en la web, que secciones visitan más, cuáles son un agujero negro, podemos medir ratios de ventas, conversiones… En el mercado existen varias herramientas, gratuitas y de pago, para llevar a cabo esta labor, pero sin duda la más completa y conocida es GA, por ello nos centraremos en ella.

GA es una herramienta completísima que se actualiza constantemente, y que nos ofrece una gran cantidad de información, por lo que es importante saber moverse en ella y fijarse en los datos importantes para no perdernos en montañas y montañas de datos. Ponerla en marcha es muy sencillo, sólo necesitas tener tu web, una cuenta en Google y su instalación es relativamente sencilla. Así que si no la conoces, puedes practicar creándote una web y haciendo pruebas en ella.

Nuestra intención es serviros de guía e iniciaros en el manejo de la herramienta, pero de una forma sencilla para que no os perdáis. Así que a lo largo de varios post os iremos completando la información. ¿Qué os parece? ¿Os apuntáis a esta aventurilla con nosotros?

Cómo hemos dicho es bastante sencillo instalarla, así que nuestra “guía” comienza una vez instalada. Así que, comencemos por el principio, el control de accesos.

Perfiles y usuarios: Empecemos la casa por los cimientos si no queremos encontrarnos con sorpresas desagradables en el futuro. Es importante definir de inicio los roles de las personas que estarán implicadas en su gestión. Si eres tú sólo no hay problema, pero si van a acceder a ella el Responsable de Marketing y el Community Manager, o incluso si la gestión la lleva una agencia externa, es altamente recomendable que lo organices bien, o podrías encontrarte con que la agencia generó tu cuenta y se puso de administrador y te nombró a ti usuario, y el día que finalizáis la relación no pueden pasaros la gestión de la cuenta porque en ella están las del resto de clientes de la misma, con lo que tenéis que empezar desde cero de nuevo. ¿Veis a dónde queremos llegar?

Para ello es importante hacerse un par de preguntas: ¿Cómo y quién gestionará la analítica web? ¿En qué web o webs vamos a configurarla? Con el fin de definir claramente desde el principio quién tendrá la administración de la cuenta, los diferentes perfiles que tendrán acceso a la misma o a parte de ella, y la configuración del código de seguimiento (ya que hay tres y dependen del tipo de web que se vaya a medir).

De modo que a la hora de gestionar tu cuenta de GA es importante tener claros estos tres conceptos: Cuenta, Propiedades Web y Perfiles.

Una cuenta de GA sirve para organizar el seguimiento de una o varias webs. Su nombre puede ser el dominio principal del Site www.miweb.com o un nombre genérico que describa a los perfiles que contiene: “Webs de Salas Granados”. Y en ella podemos encontrar una o varias propiedades web.

Un ID de propiedad web o número UA engloba un conjunto de páginas relacionadas. Es muy importante destacar que todas las webs pertenecientes a una propiedad web comparten el mismo identificativo UA (dato que nos facilita Google), que tiene este formato: UA-XXXXXX-YY, y que consta de dos partes: el número de cuenta (las X) y los números de perfil dentro de la cuenta (las Y). Este número aparece en el código de seguimiento (o tracker) que GA nos facilitará para insertar en el código fuente de la web.

Y por último, cada propiedad web contiene uno o varios perfiles que son la forma de acceder a los informes del sitio web y determinan qué datos del sitio aparecen en los informes (acceso completo o parcial) en función del usuario que tenga que acceder. Por ello es importante que el perfil maestro se mantenga intacto como copia de seguridad, y se creen nuevos para poder aplicar los filtros. A su vez, los perfiles pueden ser de cuatro tipos diferentes:

  • Dominios de primer nivel relacionados: www.mitienda.com
  • Subdominios de un dominio principal: shop.mitienda.com // blog.miweb.com
  • Subcarpetas del mismo dominio: www.miweb.com/tienda // www.miweb.com/noticias
  • Segmentación según el perfil de los visitantes: procedentes de buscadores, visitantes recurrentes, visitantes de un país, etc…

Y para cada perfil se pueden crear uno o varios filtros. Por ello existen algunos filtros predeterminados que nos permiten hacer más fáciles las segmentaciones más habituales (Excluir o incluir tráfico de los dominios, de las direcciones IP…) o hacerlos personalizados.

Y hasta aquí la lección de hoy. ¿Ha sido muy densa? Esperamos que no, pero tranquilos que las próximas son más entretenidas 😉

CONTINUARÁ…

¿QUIERES COMENTAR ALGO?