Email Marketing: tu Éxito está en su Bandeja de Entrada

Categoría: Comunicación & Marketing | Publicado por SG Smartketing

Salva estaba preocupado porque las ventas de su tienda online no estaban yendo tan bien como se esperaba. Las previsiones eran positivas, habían puesto en marcha dos campañas de publicidad para anunciar una nueva e interesante promoción, y hacía nada que tenían hasta un outlet online. Pero nada de nada. Entonces cogió el teléfono, llamó a su agencia y les contó la situación. Diez días después, las visitas a la web se dispararon y las ventas se acercaron a las previsiones de Salva. ¿Qué sucedió en ese tiempo? Dos conceptos: Base de Datos (BBDD en adelante) y e-mail marketing.

El objetivo cualquier empresa es alcanzar a cuantos clientes potenciales pueda, y más hoy en día que el mercado se ha vuelto más exigente a raíz de la crisis. Los canales tradicionales presentan una cierta disminución de la efectividad, ya que ya no todos siguen siendo tan eficaces, y la vía online ha abierto nuevas posibilidades. Más allá de las webs, las redes sociales, los blogs… hay un método de marketing directo que simplemente se ha adaptado a las nuevas tecnologías, y está dando mejores resultados que su versión original: el mailing originalmente, el e-mailing ahora o mejor dicho el e-mail marketing.

Cada vez más empresas se apoyan internet para enviar newsletters o campañas puntuales con información de nuevos productos, promociones u ofertas especiales, pero no todas ellas saben cómo hacerlo bien. En el email marketing puedes pasar del éxito al fracaso en un abrir y cerrar de ojos sino cuidas bien algunos aspectos. Por ello vamos a daros unos consejos sobre cómo elaborar una campaña sin caer en los errores más básicos. El éxito ya sólo dependerá de vuestra creatividad.

  1. La BBDD. Una campaña de emailing es como un árbol, si no tiene unas buenas raíces no aguantará las embestidas del clima. Es muy importante mantener actualizada y depurada la BBDD de clientes, sino podemos acabar en una lista de Spam. Por supuesto, la empresa deberá cumplir con la LOPD para evitarse problemas legales con algún cliente que no desea ser molestado, y para ello, tod@s ellos deben haber dado su consentimiento para recibir información de la empresa.
    Para generarla tenéis varias opciones: los registros de los clientes que compran nuestro producto, los suscriptores a tus boletines o newsletters o incluso comprándolas. En este último caso es importante elegir bien la que se compra o podemos tener miles de registros inútiles.
    Cuánta más información relevante posea mejor. Eso nos permitirá segmentar las campañas y aumentar su eficacia. Si vendemos ropa, será interesante diferenciar por sexo y edad según el/los producto/s que deseemos promocionar.
  2. El making-off. Como ya os hemos dicho, este punto es en el que deberéis trabajar a fondo, bien solos o bien con el apoyo de una agencia especializada. Aún así, es importante que tengáis en cuenta varios puntos como:
    1. El remitente: Con el nombre y los apellidos para personalizar el envío es suficiente.
    2. Asunto: Ésta es, posiblemente, la parte más importante del mail. Es el punto que hará que el cliente lo abra o lo mande directamente a la papelera de reciclaje de su PC. Debe ser breve, conciso y directo, con un buen gancho o una llamada a la acción que sea atractiva para el usuario. De ahí la importancia de segmentar la BBDD.
    3. El cuerpo: Básicamente la oferta, promoción o comunicación que queramos enviar. Un buen diseño es la clave del éxito.
    4. El etiquetado: Recuerda que estamos en el mundo online, y aquí todo deja un rastro medible fácilmente. Aprovéchalo y genera una etiqueta deseguimiento con Analytics para poder obtener una medición más exacta de los resultados de la campaña.
    5. La firma: Además de la firma de la propia marca, es muy recomendable incluir los enlaces a nuestras redes sociales, blog (si tenemos) o cualquier otra web que nos pueda interesar.
  3. El estreno: Llegó el momento, tenéis lista la BBDD, el diseño y ya sólo falta dar el paso. Para ello, evidentemente necesitaremos contratar un servicio de emaling online, existen varios, como por ejemplo: GraphicMail, Emailbrain o Easypostal. Este paso es obligatorio, ya que ningún proveedor de correo habitual os permitirá hacer envíos masivos de mails sin sospechar que estáis enviando spam. No suelen tener un coste elevado, y menos aún comparado con lo que cuesta un maling postal.
    Un aspecto poco valorado y en el fondo muy útil, la hora del envío. Éste es un punto sencillo si gestionáis la analítica web de vuestra página, sino deberéis chuparos el dedo y levantarlo para ver por dónde sopla, al estilo de los capitanes de barco. La analítica web os permitirá ver en qué horas son más activos vuestros usuarios, y así poder hacer el envío en esos momentos, ya que serán en los que tendréis más posibilidades de conversión.
  4. El postparto: Ésta posiblemente sea una de las mayores ventajas del emaling frente al mailing tradicional, la medición instantánea de los resultados. Como ya es habitual en los medios online, la medición de los resultados se obtiene al momento. En este caso, además de la propia analítica web, la propia empresa de envíos os ofrecerá unos datos básicos de los envíos realizados como: recibidos, abiertos, eliminados, bajas… Ni que decir tiene que con esta información podréis ajustar mejor vuestra próxima campaña.

Ya sea aumentar ventas, conseguir ventas cruzadas, promocionar un nuevo producto, informar de un lanzamiento o cualquier cosa que os interese, una campaña de email marketing es un buen medio para conseguirlo, y nosotros os recomendamos que lo probéis, su ROI suele ser muy bueno y no conlleva un elevado coste si has hecho los deberes. Pero eso ya os lo contaremos más adelante. Seguid ahí, hasta la próxima. 😉

¿QUIERES COMENTAR ALGO?