Tiendas Online: ¿Vendes o te Venden?

Categoría: SG | Publicado por SG Smartketing

Hoy en día es relativamente sencillo hacerse una tienda online, y en el caso de que no nos veamos capaces, encargarla a un proveedor nos sale por un precio muy razonable. Tanto si la haces como si te la hacen es bueno conocer sus entresijos para entender su funcionamiento y poder afinar tu idea para llevarla a cabo.

Desde hace unos años, ya es posible vender productos a través de Internet a todo el mundo y no es necesario tener una gran empresa que te respalde. Tú mismo puedes crearte tu propia empresa!!! Los mayoristas pueden enviar directamente sus productos a tus clientes sin necesidad de que tengas que gestionar tú mismo la logística. Sólo necesitarás buscar ayuda para el desarrollo del marketing online, y empresas como Paypal o los principales bancos, que nos lo ponen muy fácil a la hora de implementar un sistema de pago efectivo. De modo que ya no tienes excusa para poner en marcha tu tienda online!!!

A continuación os vamos a comentar los puntos principales para la creación de una tienda online, para que os situéis y podáis echar a rodar vuestro proyecto. Vosotros ponéis la idea y nosotros nos encargaremos de promocionarla 😉

  1. El ABC…: Como todo en la vida ha de haber un comienzo, y ése es el nombre de la criatura. Puedes relacionarlo con el negocio en cuestión u optar por un nombre rompedor que no se identifique con el producto o servicio, pero que tenga gancho.
    Pero este punto tiene una segunda parte, el dominio. Tan importante como el nombre será comprobar si el dominio correspondiente está libre. De modo que esto influirá ligeramente en la elección del nombre de la marca / tienda.
    Y por supuesto, cuando tengas claro el dominio tendrás que contratar el hosting. Existen multitud de empresas de Hosting que de forma gratuita te ayudarán a saber qué dominios están libres, y por un módico precio te ofrecerán los servicios de hosting: Redcoruna, Piensasolutions, Arsys o 1&1 por ejemplo.
  2. La foto: Aquí llegamos a lo que puede ser el punto de inflexión de tu web. Algo que marcará la diferencia entre ser una web más y una web diferente: el binomio concepto y diseño. Antes de empezar es primordial tener las ideas claras, tener un concepto claro, diferenciado y definido. Ese concepto se reflejará en el diseño, y estará relacionado con la imagen de tu marca, algo que será fundamental si queremos enganchar a los usuarios. Y desde este punto hasta la programación de la página, pasando por el contenido, deberás cuidar mucho estos aspectos para marcar la diferencia con tus competidores. Como siempre os invitamos a que os informéis un poco al respecto en nuestro blog donde ya hablamos de cómo cuidar el contenido y de cómo cuidar la gestión de la misma.
  3. La entrega: La elección de esta parte vendrá determinada por el producto o servicio que vayáis a comercializar. No es lo mismo hacer una tienda online de decoración que una de manualidades, ya que en el primer caso el fabricante es diferente del vendedor, y en el segundo son el mismo. De modo que las opciones pasan por contactar con una empresa de mensajería (MRW, UPS, Correos…) o trabajar mediante dropshipping, o lo que es lo mismo, directamente con el fabricante.
    En el primer caso, tendremos que negociar en función del volumen de los productos y de la cantidad aproximada que de los mismos vendamos. Las grandes empresas de logística tienen sistemas de entrega muy desarrollados que permiten servir el producto en cuestión de horas incluso.
    Y en el segundo caso, se trata, en pocas palabras, de convertirse en un distribuidor de dicho fabricante. Tú venderás sus productos a través de tu marca pero trabajarás con las suyas. De modo que la parte logística corre de su cuenta.
  4. Be a constructor: Una tienda online, por lo general, se construye en base a un CMS para e-commerce, que es una plataforma de contenido ya generada para la creación de una web de venta online. Los más conocidos son Prestashop, Magento o Joomla, pero existen muchos más.
    Aunque si recurres a un programador o una empresa especializada, aparte de no tener que encargarte de ello, pueden hacértela “a medida”.
  5. Hora de ingresar: Como es lógico y normal, será necesaria una pasarela de pago para poder cobrar tus ventas. Este punto no tiene mucho misterio. Deberás acudir a tu banco habitual a solicitarla y posteriormente activarla y enlazarla a tu web. O facilitar los datos al informático que te la haga.
    Es importante saber en este punto que tanto si la instalas tú como si te la instalan, la gestión posterior correrá de tu cuenta, de modo que si no estás familiarizado con la banca online más te vale ponerte las pilas y aprender. No es una gestión complicada, y en cuanto te acostumbres todo será fácil y rápido.
    Una vez instalada, nuestro consejo es que no te quedes con un solo método de pago (la pasarela es para pagar con tarjeta de crédito/débito), crearte una cuenta de PAYPAL es gratuito y sencillo y muchos usuarios son partidarios de ese sistema de pago.
  6. Las 4 letras: L.O.P.D. Asegúrate que cumples con los requisitos legales en protección de datos, ya que la base de datos de clientes no sólo se gestiona para los cobros. Es muy probable que te interese hacer campañas de e-mailing en un futuro, y si lo has previsto todo será más fácil y sobretodo, legal 😉
  7. Marketing Online: Una vez la web esté en marcha tendrás que darla a conocer ¿no? Aquí es donde los especialistas podemos echarte una mano y dar el empujón final a tu negocio para que alcance el éxito deseado.
    Desde una campaña de lanzamiento hasta el citado e-mailing, y pasando por publicidad online, redes sociales, blogs… las posibilidades para potenciar tu negocio son múltiples y con muchas posibilidades.

Llegados a este punto, si tienes una idea, te animamos a que cojas el toro por los cuernos, la pongas en marcha y te lances a buscar el éxito. Con mucho esfuerzo, buen ojo y mucho trabajo seguro que no tardará en llegar. 😉

¿QUIERES COMENTAR ALGO?