Cuando la Publicidad te traiciona

Categoría: Comunicación & Marketing | Publicado por SG Smartketing

En la teoría, la publicidad se supone que está para ayudar al lanzamiento, promoción y venta de un producto, marca o servicio. Desde este blog nos dirigimos siempre a vosotr@s para compartir con tod@s nuestra experiencia y nuestra opinión sobre los temas relacionados con el mundo del marketing, desde un punto de vista didáctico y ameno. Pero esta vez hemos decidido recordar los fallos, sacar los trapos sucios y comentar las “tomas falsas” de la publicidad. Esas campañas que cuando se pensaron y diseñaron parecían perfectas, pero que luego las circunstancias, los errores propios o una mala pasada del destino, hicieron que todas ellas resultaran un tremendo batacazo para las marcas.

Desde faltas ortográficas hasta ataques terroristas, pasando por fallos de testeo o cazadas en toda regla. Son tan variadas y sorprendentes a veces las circunstancias, que los publicistas nos volveríamos locos si tuviésemos que tenerlas todas en cuenta.

El colmo de la mala suerte. Corría el año 2001, la gente de Microsoft llevaba meses preparando el lanzamiento del “nuevo” sistema operativo: Windows XP, para octubre, y cuyo eslogan iba a ser “Prepárate a volar”. Pero los terribles sucesos ocurridos en las torres gemelas obligaron a un rápido cambio de eslogan por razones obvias. Pero no acabó ahí la cosa. Otra parte de la campaña de lanzamiento era un envío de mailing con el producto y un regalo a una selección de usuarios. De nuevo les salió el tiro por la culata. Resulta que el regalo elegido era un jardín zen (con su arena blanca incluida), y tras los atentados del WTC comenzó a cundir el pánico con posibles ataques con ántrax (una sustancia letal que puede presentarse con forma de polvo blanco). Sobra decir que las llamadas al 911 por posibles envíos por correo inundaron las centralitas.

Nunca trates de engañar al usuario. Más recientemente, apenas hace un año, Nokia lanzaba su nuevo smartphone, el Lumia 920. La característica estrella era su potente cámara de vídeo, capaz de grabar en alta calidad estando en movimiento gracias a su avanzado sensor de estabilización óptico. A los creativos de la marca finlandesa se les ocurrió grabar un vídeo con el propio teléfono de unos jóvenes montando en bici. Sería la mejor forma de demostrar su calidad, pero hubo un problema. Nokia no grabó el vídeo con el móvil sino con una cámara profesional desde un vehículo que iba junto a las bicis, y quiso dar gato por liebre a sus usuarios. La mala fortuna quiso que en un momento del vídeo pasaran por delante de un espejo donde se puede apreciar perfectamente el engaño. De nuevo una campaña de lanzamiento que se iba al traste antes siquiera de que el producto llegara a las tiendas.

Fallo en el anuncio del Nokia Lumia 920

En ocasiones, no se trata de un engaño sino más bien, de una metedura de pata en toda regla. Y el resultado no puede ser más desastroso, dejando en evidencia a la marca en cuestión. Hacer algún test de producto antes de hacer la campaña es algo que todo el mundo debería de saber.

Eso no debería estar ahí. En ocasiones es el entorno donde está el anuncio el que hace que la campaña salga mal parada. Puede darse en medios impresos, donde puedes elegir la sección, pero es complicado (por no decir muy difícil) poder saber qué noticia acompañará a tu anuncio de media página. Y claro, la mala suerte te la puede jugar.

Por otro lado, están los medios digitales, donde prácticamente puedes configurar y controlar todo, o no…

Suspendiste Mates y Lenguaje??? Podemos haber creado la mejor campaña de la historia, la más original, la más rentable, la más adecuada… Con una creatividad genial, una estética impresionante y un colorido llamativo que atrae la atención en un solo vistazo. Pero si nos fallan las matemáticas o la ortografía, nos habremos cargado la campaña.

Cuando el marketing te hace la guerrilla. El marketing ha sabido aprovechar cualquier oportunidad que le brinden, y desde el tradicional al de guerrilla, hay un mundo de soportes y medios donde dar la campanada con tu anuncio. El problema es que a veces se nos pasan por alto algunos detalles que hacen que tu anuncio te dé algún que otro dolor de cabeza.

Tras haber pasado un rato entretenido con estos ejemplos, sólo nos queda deciros que hay muchas variables que pueden influir en una campaña de publicidad, pero aplicando un poco de lógica y criterio, y evitando a la mala suerte, seguro que conseguiréis el éxito esperado. 😉

¿QUIERES COMENTAR ALGO?