En las Patatas está la clave del Marketing

Categoría: Comunicación & Marketing | Publicado por SG Smartketing

PATATAS…

¿Qué te viene a la cabeza cuando piensas en patatas?
¿Piensas en esas patatas fritas que tanto te gustan? ¿O en el puré que acompaña a la carne? ¿o tal vez en patatas al horno?! ¿o en un cocido? ¿o quizás en ese postre de trufas de patata? ¡¡¡Quéeeee!!! ¡¿Trufas de patatas? ¡Sí, exacto! ¿te gustaría probar un sabrosísimo postre de patatas? Sigue leyendo hasta el final este artículo y lo podrás hacer.

Pero seguro no se te ha ocurrido pensar en la pasta dental, ni en el papel, ni en las cremas cosméticas, ni en bolsas de plástico, ni en alcohol, ni en pegamento, ni en polvo para lavar ropa… todos ellos productos que también se fabrican con patatas.

Al pensar en este tubérculo, con toda probabilidad, a tu mente sólo habrán acudido aquellas imágenes y sensaciones de lo que compartiste con ellas. Habrás recreado su sabor, su olor, su aspecto, su textura, en fin, todo lo que has experimentado con este vegetal.

Salvo que seas nutricionista, científico o historiador, no habrán acudido a tus neuronas la vitamina C que contiene, ni la riboflavina, ni la tiamina, ni el calcio, el potasio, el fósforo y todas sus propiedades alimenticias. No habrás pensado que gracias a que comiste la fibra de una patata con piel al mediodía, ahora puedes mover bien el vientre.

Tampoco habrás pensado que hace más de 7 mil años que se cultivan en Perú y que desde 1537 España las dió a conocer al mundo. Tampoco las habrás relacionado con la Gran Hambruna de Irlanda de 1846 a 1848 que mató a miles de personas por culpa de la peste que arrasó las patatas, principal fuente de alimentos en aquel entonces. Y menos se te habrá ocurrido que Napoleón obtuvo sus triunfos debido a que pudo formar un enorme ejército gracias a que lo alimentó a base de patatas.

Estarás pensando: todo muy curioso, pero ¿qué narices tiene que ver todo esto con el marketing?

¡Mucho! ¡Muchísimo! Tanto que en las patatas está la clave del marketing moderno.

¿Te diste cuenta de todo lo que hay detrás de las patatas? Sin embargo, al mencionarte ”patatas” únicamente te viene a la mente aquello que experimentaste con ellas. De todo lo demás, ni siquiera estabas informado, aunque cada día utilices un dentífrico hecho con patatas, o lleves la compra del supermercado en una bolsa de plástico de patatas.

Imagínate ahora que las patatas son una empresa. ¿Qué has recordado de esta empresa? lo que has experimentado, nada más. Ya está. Esa es la clave del márketing moderno: experiencias de marca.

Ahora es cuando debes preguntarte ¿qué clase de experiencias está teniendo mi cliente con mi patata? ¿A qué sabe tu empresa? ¿A qué huele? ¿Cómo es al tacto? ¿Cómo es a la vista? ¿Cómo suena tu empresa? Los cinco sentidos de tus clientes deben recibir experiencias gratificantes para conservarlos en tu mesa.

Piensa que quizás, algunas experiencias que estás ofreciendo no sean muy placenteras. ¿Te
imaginas que vayas a un restaurante y en lugar de servirte una delicia de patatas, te las tiran a la cabeza, duras como son? Seguramente no volverías. O si te las sirven fritas pero hechas con aceite de baja calidad y sobresaturado dejándoles un aspecto y sabor poco apetecible ¿regresarías?

Otra lección muy importante: por muchas cualidades que tengas, si no las das a conocer y las haces experimentar, es como si no existiesen. Fíjate las patatas, son famosísimas y gustan mucho, sin embargo, las cualidades que no ”publicita” pasan desapercibidas.

Con toda probabilidad ya sabías lo de la ”experiencia de marca”, sin embargo la metáfora de las patatas puede ayudarte a replantearte esas experiencias. ¿Son realmente buenas las que ofreces? ¿Son las que quieres dar? Piensa que tu respuesta a una reclamación de un cliente, la atención en la venta y en la post venta, el entorno, el servicio, el producto… todo forma parte de la experiencia que ofreces y te hacen atractivo o no.

Y ahora te vamos a ofrecer una experiencia que seguramente no habrás vivido aún, salvo que seas un friki de la gastronomía. A continuación te dejamos la receta de TRUFAS DE PATATAS. No tengas prejuicios, puede ser una experiencia muy enriquecedora para ti, tanto elaborarla como saborearla. Te invitamos a que mientras las haces y las pruebas, reflexiones sobre las experiencias diferentes y únicas que tu empresa podría ofrecer. ¡Bon apetit!

Receta de Trufas de Patata

Éste es un postre sencillo y económico.

Tiempo de elaboración total: 45 Minutos.

Ingredientes:

  • Patatas: 1 kilo.
  • Canela en polvo: 1 cucharada.
  • Azúcar: 8 cucharadas soperas.
  • Huevos: 3 unidades.
  • Fideos de chocolate o cacao en polvo: 200 gramos.

Preparación:

  • Se limpian las patatas y se ponen enteras y con la piel, en un cazo.
  • Se llena el cazo con agua hasta que cubra las patatas.
  • Se llevan al fuego y se dejan cocer hasta que queden blandas.
  • Cuando están cocidas se retiran del fuego, se dejan enfriar y se pelan.
  • Se machacan con la ayuda de un tenedor a la vez que se le va agregando la canela en polvo y 4 cucharadas de azúcar.
  • Se va mezclando todo hasta formar una masa compacta y homogénea.
  • Con la pasta de patata se forman bolitas y se rebozan con fideos de chocolate o bien con cacao en polvo.
  • Se ponen las bolitas de patata rebozadas con fideos en el frigorífico hasta que queden bien frías.
  • Mientras, se prepara un merengue: se ponen las claras y las 4 cucharadas de azúcar restante en un cazo y se pone a hervir al baño María mientras se bate enérgicamente hasta que quede la textura de “punto de nieve”.
  • Se pone el merengue como fondo de los platos en los que se va a servir y sobre el merengue se reparten las trufas de patatas bien frías.
  • Se saborean mientras se reflexiona en las experiencias que aportan valor y sabor a la vida. 😉

Fuente de la receta: tusrecetasdecocina.com | Aporte de La Loka del Boniato.

¿QUIERES COMENTAR ALGO?