App Móvil o Web Móvil: ¿Qué me conviene más?

Categoría: Comunicación & Marketing | Publicado por SG Smartketing

Tienes tu web operativa, y con las nuevas tecnologías y el auge de los dispositivos móviles, te planteas adaptarla para no perder visitas y que pueda verse igual de bien o mejor en estos nuevos “miniordenadores”. Según el informe Forrester Research World Mobile Adoption Forecast, 2011 To 2016 estima que en 2016 habrá más usuarios que accedan a Internet desde dispositivos móviles que desde PCs. Además, adaptar tu web a formato móvil te permite una mejor usabilidad en ellos, mediante la adaptación de la web al ancho de pantalla, eliminando los scroll horizontales, mediante menús adaptados… Pero ahora llega una nueva pregunta: ¿qué es mejor una app para móviles o adaptar tu web a web móvil? Ya sea una empresa, un pequeño negocio, una asociación o un blog, la pregunta acabas haciéndotela. Y por supuesto, la respuesta no sólo dependerá de nuestras posibilidades, sino también del uso que le vayan a dar los usuarios.

Las cosas como son, la experiencia del usuario es mucho mejor en una app móvil, y de hecho, esta vía es la que utilizan las grandes marcas. Pero, una web móvil es una opción rápida y más económica que soluciona muy fácilmente la adaptación de una pequeña marca a internet móvil. De modo que lo más sensato para pequeñas empresas y negocios es desarrollar primero una web móvil y después, según el uso que le den los usuarios, se podrían plantear el desarrollar una aplicación. Siempre y cuando, el modelo de negocio no exija una aplicación como único método, como sucede con los cada vez más populares juegos online.

En cualquier caso, hay que tener claras las diferencias entre ambas. Una web móvil es simplemente una web que ha adaptado su diseño para que pueda ser vista en estos dispositivos. Mientras que una aplicación para móviles es un programa diseñado para ser descargado, instalado y ejecutado en estos dispositivos. Y que se puede adaptar a los diferentes sistemas operativos existentes.

Pero para que podáis llevar a cabo una buena elección en función de vuestro presupuesto y vuestras necesidades, aquí os dejamos las principales diferencias entre ambas:

Web móvil: O también llamada Web Responsive, por su diseño adaptable a los diferentes dispositivos móviles. Este tipo de webs son más rápidas que las normales, no requieren de la aprobación de un tercero (Apple o Google por ejemplo, para que pueda aparecer tanto en la Apple Store como en Google Play), evidentemente no requieren instalación y son válidas para cualquier móvil, independientemente del sistema operativo.

Las ventajas que presentan son básicamente:

  • No hay que pagar tasas a los desarrolladores.
  • No hay que buscarla como las aplicaciones.
  • La versión móvil es vinculable a la web

Pero como todo, también tienen sus desventajas:

  • No funciona sin conexión a internet.
  • No se aprovecha a fondo la pantalla del dispositivo, puesto que el navegador ocupa un espacio menor.
  • No existe la posibilidad de envío de notificaciones de cualquier tipo.

Aplicación móvil: Con esta opción se puede acceder a todas las funcionalidades del móvil, son más rápidas que una web, si que requieren de la aprobación de las tiendas de aplicaciones, hay que instalarlas y sólo es válida para aquellos sistemas operativos para los que haya sido desarrollada.

Así como la web tenía sus particularidades, la aplicación móvil tiene sus funciones exclusivas:

  • Realidad Aumentada: mediante el procesamiento de la imagen a través de la cámara del teléfono.
  • Posibilidad de funcionar sin conexión a internet.
  • Envío de notificaciones al usuario.
  • Posibilidad de compra directa mediante la cuenta del cliente en la tienda de aplicaciones.
  • Capacidad gráfica avanzada, ideal para juegos o aplicaciones que requieran de un buen procesador gráfico. Los nuevos dispositivos tienen cada vez mejores motores gráficos que nada tienen que envidiar a los de los PC’s.

Y sus inconvenientes son:

  • El precio, como ya hemos mencionado.
  • La actualización constante, ya que cada cambio que se lleve a cabo en la misma supone lanzar una actualización que los usuarios deberán descargarse.
  • El consumo de espacio en disco y recursos del dispositivo es mayor.

Por ejemplo, si tienes una web sencilla o si tu web dispone de una tienda online con poca profundidad de líneas, y por lo tanto poca cantidad de producto, te convendrá más adaptar a web móvil. Mientras que si dispones de una web más compleja por la cantidad de producto, o una web de ofertas en constante cambio, o un juego online; lo tuyo sin duda deberá ser una aplicación móvil.

Ahora que ya dispones de esta lista comparativa te será más fácil decidir si te conviene más una aplicación móvil o una web para móvil, de modo que dependerá en gran medida del servicio que quieras ofrecer a tu cliente. Valóralo con calma, ya que aunque las aplicaciones están muy de moda, puede que te convenga más una web móvil. Según datos de la propia Apple Store, dos tercios de las aplicaciones de su tienda nunca han sido descargadas, y hay unas 400.000.

¿QUIERES COMENTAR ALGO?