Dos Palabras muy Rentables pero poco usadas

Categoría: SG | Publicado por SG Smartketing

–Yo no quiero que me paguen más, lo que quiero es que, de vez en cuando, se reconozca lo que hago.

Ésta era la amarga queja del empleado de una importante empresa. Como él, muchas personas sostienen que el reconocimiento por su labor y acciones es casi tan importante como la remuneración económica percibida. De hecho, más del 64% de las personas que dicen estar satisfechas con lo que hacen se sienten reconocidas. Ese porcentaje desciende a menos de la mitad entre aquellos que se sienten insatisfechos.

Varios estudios confirman que aumenta notablemente el compromiso, la eficacia y la implicación de las personas en aquellas organizaciones que utilizan, de una forma u otra, la palabra ¡ENHORABUENA! o sus sinónimos. La mayor motivación para la gente, además del rendimiento económico que obtiene por lo que hace, es el reconocimiento.

Y éste es un principio que vale para todos y para todo, y no sólo a nivel laboral. Los jefes también se ven motivados cuando alguien agradece su actitud. Los compañeros, las parejas, los amigos, se sienten mucho más estimulados y unidos si se dan mutuamente la enhorabuena cuando hacen algo positivo.

Como éste es un blog dirigido a profesionales y a empresas principalmente, lo que te proponemos es que pienses en institucionalizar las enhorabuenas en tu organización como parte de la filosofía de empresa. De esta manera, mejorará notablemente el ambiente laboral y también la rentabilidad de tu negocio.

Muchas empresas aún mantienen una estructura de ”ordeno y mando”, pero las empresas más creativas, innovadoras… y rentables, se caracterizan por motivar permanentemente a su personal de diferentes maneras. Empresas como Google, Apple, Starbucks, entre otras, lo tienen asumido como parte de su ADN.

Si quieres hacer lo mismo, ten en cuenta algunas características que debe tener el reconocimiento. (Aunque si quieres saber más, te recomendamos que leas el libro de Bob Nelson y Dean Spitzer, ”1001 formas de recompensar el trabajo bien hecho”.)

1. La enhorabuena debe ser inmediata. De poco vale recibir un reloj de oro al jubilarse como reconocimiento. La ’enhorabuena’ se da en el momento.

2. No felicites a la ”multitud”, personaliza. Di nombre y apellido de quién lo ha hecho bien. Habla con él/ella, envíale un mensaje o utiliza cualquier medio en el que quede evidente a quién das la enhorabuena. Si además, haces público el reconocimiento, será aún más estimulante para el agraciado.

3. Dale valor. Expresa algo significativo. Esto no quiere decir que digas algo rimbombante ¡no! Quiere decir, que seas sincero en lo que dices, y que expreses el valor que tiene lo que ha hecho. Dí exactamente qué es lo que te ha parecido bien. Relaciona claramente lo que dices con la acción.

Por ejemplo, ”Me ha gustado mucho como has tratado a ese cliente”, o ”Qué buen informe,
Jorge, tanto por los datos que has conseguido como por la estructura que le has dado.”

Otra palabra vinculada a la anterior y extraordinariamente rentable pero, también, muy poco utilizada, es un simple y sincero: gracias.

Richard Tait, quien inventó el juego Cranium, recibió la carta de una mujer que tenía tres hijos propios y tres adoptados. En su carta agradecía al fabricante del juego, porque desde que lo compraron su familia disfrutaba de una sensación de unidad que hasta el momento desconocían ya que su hogar estaba fragmentado por edades, etnias y antecedentes.

El señor Tait hizo circular emocionado entre sus empleados ese mensaje y muchos otros recibidos expresando la gratitud de sus clientes. Tanto para el director como para los empleados, esas cartas representaban el mayor estímulo e inspiración al afrontar su trabajo diario.

La gratitud, no sólo favorece a quién la recibe, también a quien la da. El clima de concordia que crea un ’gracias’ oportuno y sincero fomenta lazos muy estimulantes y recíprocos. Una empresa agradecida con sus clientes, recibe también la gratitud de éstos expresada, generalmente, a través de la fidelidad.

ADVERTENCIA. ¡Cuidado! El alto grado de motivación y la rentabilidad que pueden generar estas dos poderosas palabras, de nada sirven si no tienen el ingrediente de la sinceridad. Las palabras en sí, sin la actitud adecuada, son vacías y sin ningún valor.

Hace un tiempo una conocida cadena de comida rápida, había dado la orden a sus empleados de agradecer y decir ’por favor’ permanentemente. Aquello resultó uno de los ejemplos más evidentes de hipocresía corporativa que se han conocido. El problema no eran las palabras, era la falta de actitud sincera de lo que se decía. No se justificaba un ’gracias’ en cada frase, y el significado de la palabra perdía completamente su valor y se convertía en una molestia al ser tan evidente que los empleados estaban obligados a decirla tantas y tantas veces.

¿Quieres aumentar la rentabilidad de tu empresa? Dí ¡enhorabuena! y ¡gracias! pero no lo hagas sólo por la rentabilidad, esa es la trampa. O lo haces de verdad, o no merece la pena. Pero si lo haces bien, descubrirás que la rentabilidad se multiplica, no sólo en monedas, sobre todo en valores humanos que harán de tu organización una experiencia altamente motivadora para todos los que se vinculen a ella.

Te proponemos un ejercicio. Expresa hoy tu gratitud o tu enhorabuena sincera a alguien. Naturalmente, puedes hacerlo con tu familia y amigos pero si, además, lo haces con alguna otra persona puede ser un desafío interesante para ti y un estímulo extraordinario para el otro. Por ejemplo, si ves que alguien actuó bien, dícelo. Si una persona tuvo alguna gentileza contigo, agradécela… pero de verdad. O escríbele al autor de un libro que te haya hecho sentir bien, o al fabricante de un producto que te satisface especialmente. O a un artista o un político a los que les quieras agradecer o felicitar por su labor. Luego analiza lo que has sentido. ¿Y si te propones hacer algo así cada día? Posiblemente tu ADN empiece a cambiar y descubras la fuerza de esas dos simples palabras.

Por supuesto, no podemos dejar de darte las gracias por leernos y nuestra enhorabuena si esto ya es habitual en ti o te propones que lo sea de ahora en adelante.

¿QUIERES COMENTAR ALGO?