La Maratón de las Redes Sociales: 4 Consejos para preparar tu Estrategia

Categoría: Social Media | Publicado por SG Smartketing

Pablo llevaba dos horas corriendo, las piernas le flaqueaban, las fuerzas le faltaban desde hacía unas cuantas decenas de metros, pero su preparación física y mental le permitieron llegar a la meta y completar la carrera. Habían sido dos horas muy duras en las que tuvo que emplearse a fondo, marcarse su propio ritmo, fijarse pequeñas metas a lo largo del recorrido y animarse a sí mismo para ir alcanzándolas una a una, pero sobre todo, para conseguir su objetivo: acabar la carrera.

Ahora es cuando os preguntaréis, ¿esto no era el blog de un estudio de marketing? Sí, lo es, no os habéis equivocado, ni nos ha dado por hablar de deportes así de repente. Aunque sí que nos hemos parado a pensar, y nos hemos dado cuenta de la similitud que hay entre un corredor que quiere hacer una carrera popular y la estrategia de lanzamiento de redes sociales de una empresa.

Pensadlo por un momento, nadie va a una carrera popular de varios kilómetros de longitud sin preparación alguna y la acaba. Y fijaos que no decimos “y la gana”, sino “y la acaba”. Como en muchos aspectos de la vida, cada uno se ha de marcar unos objetivos en función de sus capacidades y sus fortalezas, y siendo consciente de sus debilidades y su experiencia. Por ello, no es nada ridículo marcarse como objetivo el acabar una carrera.

Por ello, tanto el corredor como el responsable de marketing, deberán prepararse bien antes de empezar a correr, o dicho de otro modo, deberá existir una buena estrategia antes de lanzarse al océano de las redes sociales. Así que en ambos casos son necesarios cuatro pasos estratégicos importantes antes de empezar:

  1. Nadie corre con sandalias. Así como el corredor se debe de equipar bien con unas zapatillas de running, una ropa adecuada para transpirar mejor, e incluso con las nuevas tecnologías para “trackear” sus datos durante la carrera (pulsaciones, velocidad, tiempo…); la empresa también tiene que prepararse, aunque de otra forma.
    En primer lugar, lo más básico, su página web, mejorando su accesibilidad y usabilidad. Y en segundo lugar, mejorando y manteniendo actualizado el contenido de la misma, ya que esto ayudará tanto al SEO como a la cantidad de publicaciones de la marca que podamos lanzar en las redes sociales. De modo que un comenzar con un blog, si aún no se tiene, y si se dispone de material suficiente constantemente, sería una base idónea.
  2. Una pretemporada es esencial para coger fondo. Como decíamos más arriba, nadie se presenta a una carrera popular sin preparación pensando que podrá siquiera acabarla. Por lo que es imposible que pueda marcarse objetivos mayores. Así que la marca deberá analizar su mercado, su público potencial, los gustos de sus clientes y consumidores, y planificar bien el contenido que publicará en su comunidad.
    Para ello, la empresa deberá analizar las diferentes redes sociales existentes, estudiar donde se encuentra su público objetivo, y crear los perfiles sociales corporativos, así como las páginas de la marca, en las redes sociales que cumplan con su estrategia de comunicación. Si es necesario, incluso puede hacerse un guión de publicaciones para el inicio, de modo que se tengan cubiertos los primeros días, así se verá lo que gusta, y si surgen temas interesantes podrá publicarlos igualmente.
  3. Cada uno a su ritmo. Márcate pequeños objetivos. Te has preparado para la carrera y por fin empieza. Ahora tienes que ir a tu ritmo, no trates de seguir el de tus rivales porque su estrategia no tiene porque ser la misma que la tuya y podrías cansarte antes de tiempo. Es aconsejable que te marques pequeños objetivos que te ayudarán a avanzar, y así no te agobiarás pensando en el total de la carrera. Aquí es donde entra la preparación psicológica y la mentalización, ya que tu cerebro te traiciona y te invita a dejarlo por culpa del cansancio, el calor, la deshidratación…
    Volviendo a la empresa, ya ha creado las páginas y ha empezado a publicar. Ahora tiene que tratar de generar una comunidad activa, invitándoles a participar en sus publicaciones, respondiendo a sus dudas, y atendiendo a sus sugerencias y/o quejas. Ahora es cuando las publicaciones del blog pueden ayudar a que una parte de las publicaciones en redes sean de contenido propio, ya que siempre es aconsejable que sea así, pero evitando ser un mero catálogo de ofertas de tu empresa. Nadie crea una comunidad de miles de usuarios de la noche a la mañana.
    Aquí los pequeños objetivos pueden ser en forma de: aumento del número de fans, consecución de comentarios en las publicaciones, mejorar el alcance de las publicaciones… Pero siempre sin obsesionarse. Recuerda que es una carrera de fondo, no de velocidad.
  4. Racionaliza tus fuerzas y llegarás al final. Como ya hemos dicho, cada corredor lleva su ritmo, y eso es porque conoce sus límites y su entrenamiento previo, y sabe que a esa marcha podrá llegar al final en el tiempo que se haya marcado. Si no racionalizas tus fuerzas no llegarás al final.
    De nuevo, en lo que a las redes sociales se refiere, en primer lugar, es importante no bombardear con muchas publicaciones al principio y luego diluirse en el tiempo, hay que dosificar los contenidos y no machacar en exceso a nuestros fans. Y tampoco hay que darse por vencido si al principio les cuesta llegar, hay que mantener la perseverancia y los usuarios acabarán llegando.
    Y en segundo lugar, se trata de analizar el tráfico que se está generando hacia la web y el blog de la empresa, y llevar un seguimiento de estas visitas. Si se sabe cuál es la media de visitas y el comportamiento de los usuarios antes de entrar en redes, se podrá ver más fácilmente las variaciones que se produzcan tras entrar en ellas. Sabiendo esto, la marca será más consciente de cuan realistas son sus objetivos. Y podrá marcarse otros nuevos más ambiciosos a medida que crezca su comunidad. Llegará a la meta cuando haya conseguido crear una comunidad activa, que participa en las conversaciones con la marca, que propone ideas, que no sólo se queja sino que también agradece, en definitiva, cuando la marca tenga amigos y no seguidores.

Recuerda que al igual que el corredor, sin un entrenamiento constante, o en nuestro caso, sin un cuidado y un seguimiento de la comunidad, no hará nada, y no podrá seguir compitiendo en nuevas carreras más largas, es decir, que no podrá marcarse otras metas con su comunidad: concursos de fidelización, promociones exclusivas, acciones de comarketing…

Y tú, ¿ya estas entrenando para salir a competir en Social Media?

¿QUIERES COMENTAR ALGO?