5 Lecciones de Marketing Vitales de un Sushi

Categoría: Comunicación & Marketing | Publicado por Fernando Seco Marrone

Cabecera 5 lecciones SushiNobuyuki Matsushita, más conocido como ”Nobu”, está considerado el mejor chef del mundo especializado en la creación de sushi. En torno a las tranquilas mesas de sus restaurantes en América, Asia y Europa, se reúnen los gourmets más selectos y muchas celebridades, entre ellas, su socio e impulsor, el actor Robert De Niro.

Del éxito de Nobu se pueden aprender simples pero exquisitas lecciones de marketing, como sus sushi.

Como la mayoría de emprendimientos de éxito, ha requerido mucha lucha, capacidad de adaptación y, sobre todo, amor por su profesión como él mismo lo dice.

Nació en Saitama, ciudad suburbana de Tokio (Japón), donde con apenas 7 años quedó huérfano de padre quedando su madre sola con 3 hijos para sacar adelante. Su historia en sí es interesante, pero aquí sólo te daremos los principales pinceladas que más lo han marcado para lograr el éxito.

Comenzó a trabajar en un restaurante de Sushi donde aprendió el dominio de su profesión y realizó sus incipientes aportes creativos. Al verlo trabajar, un empresario peruano de origen japonés le propuso abrir un restaurante en Lima (Perú). Así que con 24 años emprendió la aventura que lo marcaría para toda su vida.

Al llegar al nuevo país, se encontró con que varias de las materias primas tradicionales con las que se elabora un sushi en Japón no se encontraban. Así que, forzado por las circunstancias y lejos de desanimarse, sacó a relucir toda su creatividad y comenzó a hacer originales fusiones de ingredientes y sabores, lo que resultó ser su sello de distinción que más tarde lo catapultaría al éxito.

Recorrió otros países y continuó practicando su ”sushi fusión”. En Alaska fundó su propio restaurante que apenas duró unos meses porque se incendió y, al no tener seguro, se quedó sin local y con una gran deuda. Pero no se desanimo.

Después de otro periplo, terminó en Los Ángeles (USA) donde volvió a abrir otro restaurante. Inmediatamente se hizo muy popular por la gran calidad, buen gusto y originalidad de sus ”sushi Nobu”. Fue allí donde Robert de Niro quedó cautivado por sus sabores, creatividad y pasión, proponiéndole abrir una sociedad y llevar su restaurante a Nueva York… y luego al mundo.

La historia en sí pero sobre todo la actitud de Nobu, es lo que nos ha llamado la atención y
nos hemos puesto a investigar sobre este maestro de maestros, y no sólo de sushis, también del marketing y de la vida.

En resumen, sus secretos son estos:

1. ”La cocina es mi vida”. Nobu confiesa que ama lo que hace. Eso fue lo que no le hizo dudar en lanzarse a Perú, a Alaska, a USA, a fracasar y volver a intentarlo una y otra vez hasta lograr ver su sueño alcanzado y sobrepasado.

”Convertirse en un buen chef es difícil. Sin embargo, –añade poniendo el puño contra su corazón– tienes que querer ser un chef y tener paciencia y pasión… Mucha paciencia y pasión.”

Lo hemos dicho varias veces desde aquí. Uno de los ingredientes claves del éxito es el amor y la pasión por lo que se hace. Los grandes emprendimientos los suele hacer gente apasionada que vive lo que hace. ¿Qué es lo que te gusta? Pues dedícate a eso con decisión.

2. Fusionar creativamente. Ya que el sushi hace más de mil años que se conoce, se podría pensar que poco queda por descubrir en él. Sin embargo Nobu, forzado por las circunstancias primero y a propósito después, encontró la forma de reinventarlo asociando lo que hasta entonces nunca se había asociado…. y Voilà!

El secreto de tu éxito podría estar ahí, en asociar dos cosas conocidas que abren paso a una
nueva. Después de todo, esto es lo mismo que hacía habitualmente nuestro admirado Steve Jobs.

3. Buscar lo simple y relevante. Una de las características más sobresalientes de este chef universal, es la simpleza de sus creaciones y el asignar el protagonismo a quien lo debe tener. Esto se aprecia claramente en sus presentaciones culinarias.

Cada sushi lo sirve sobre un plato blanco, para que sólo resalte la comida sin que nada distraiga. Así el comensal aprecia el color, la combinación de texturas y, por supuesto, el sabor. Es decir, lo realmente relevante, sin más florituras.

4. Unir talento y experiencia. Dice Nobu que ”hacer sushi es un arte, y la experiencia lo es todo”. Hay que saber cocinar el arroz para que cada grano quede en su punto, cortar el pescado de la forma más adecuada para determinado sushi, saber combinar los ingredientes, y un largo etcétera.

Al talento hay que añadirle compromiso y entrega. No bastan los buenos deseos y sólo lo fácil, hay que involucrarse al máximo y experimentar que, precisamente, es la base de la experiencia.

5. No perder la perspectiva. Él dice que está en busca de la felicidad, la risa y el buen comer, no de las estrellas Michelín. Los premios, así como el dinero, son consecuencia de lo que se hace con pasión, no su fin.

Sigue los consejos de Nobu y seguramente te irá bien. Si además, le añades a tu vida un sushi de arroz caliente y flexible, acompañado de pescado dulce, azote fresco y vinagre de arroz finamente decorado, tus negocios sabrán como los dioses.

¿QUIERES COMENTAR ALGO?