Música: El Poder Oculto del Marketing

Categoría: Comunicación & Marketing | Publicado por SG Smartketing

¿Quieres aumentar hasta un 35% las ventas de tu tienda? ¿Pretendes que tus clientes vuelvan a tu negocio pronto? ¿Te gustaría que tus visitantes se vinculen emocionalmente a tu marca? Lo puedes conseguir utilizando el enorme poder de la música.

Quizás creas que es exagerada esta afirmación, pero no lo es. Existen múltiples estudios que prueban la influencia directa que tiene la música sobre el comportamiento y, más específicamente, sobre las ventas y la percepción de marca.

Stefan Koelsch de la Freie Universität Berlin, uno de los mayores especialistas en neurociencia especializado en psícología y música, afirma que “no existe casi ninguna parte del cerebro que no se vea afectada por la música”.

Todos sabemos por experiencia propia que la música es capaz de alterar nuestros estados de ánimo. Escuchar música alegre nos ayudar a superar la tristeza. Una melodía tranquila nos calma el espíritu. Un ritmo ágil nos mueve a la acción…

La música llega directamente a nuestras emociones saltando las barreras racionales siendo capaz de alterar nuestra conducta. Saber utilizar la música, puede beneficiar notablemente a tu marca.

La empresa Muzak Corporation lo tiene muy claro. Desde 1928 se dedican al negocio de la música en ambientes comerciales. Han sofisticado su negocio hasta el punto que tienen claramente establecido el tipo de música que se adecúa mejor a los objetivos de negocios específicos.

Como ya muchas empresas utilizan la música para obtener beneficios de marketing, la influencia ya no es tan evidente, entonces han surgido empresas que se especializan en crear músicas a medida para comercios concretos.

Si quieres aprovecharte del enorme poder de la música, te dejamos un par de consejos.

1. Selecciona tu estilo. Tener una personalidad propia de música, creará una vinculación emocional específica con tu marca. Por ejemplo, las tiendas de ropa joven más avanzadas, suelen emplear un estilo con determinados ritmos, un volumen bastante alto y un tipo de sonido que al público al que se dirigen le crea una emoción que favorece su identificación con la marca y fomenta la predisposición a la compra.

Para otro target, será necesario otro estilo, volumen, sensaciones… lo importante es que al oír “tu estilo” sea fácilmente reconocible e identificable para tus clientes y la emoción que les provoque sea favorable para tus objetivos.

2. Adapta la música a tu necesidad. Dependiendo del tipo de negocio que tengas te convendrá un tipo u otro de música. Por ejemplo, si tienes un negocio de comida rápida, te interesa que la música tenga un ritmo ágil, para que el público mastique con mayor premura y deje cuanto antes la mesa libre para el siguiente cliente.

Por el contrario, si te interesa que permanezca más tiempo, conviene que la música sea más pausada y agradable para el visitante. En el caso de negocios de ultramarinos, esto ha aumentado las ventas en un 35 por ciento.

Si tu tienda es de ropa con colores llamativos, la música de discoteca hará que aumentes tu facturación. Por otro lado, si tus productos son económicos y de escasa calidad, conviene que tengas música bastante estridente, ya que eso hará que los clientes no dediquen mucho tiempo a revisar la calidad del producto.

Lo ideal, es que la música se adapte totalmente a tu negocio. Un excelente ejemplo, es la tienda Niketown –la gigantezca tienda de Nike– que cuenta con una banda sonora realizada con estimulantes sonidos de balones que rebotan.

Si incorporas la música a tu negocio, será más fácil que retengas a tus clientes y evites que se vayan con la música a otra parte ;).

¿QUIERES COMENTAR ALGO?