10 Claves para Construir un Buen Eslogan

Categoría: Comunicación & Marketing | Publicado por SG Smartketing

Seguro que si os ponemos a continuación varios eslóganes los reconoceréis todos (o casi todos): “Think Different”, “El frotar se va a acabar”, “Busque, compare, y si encuentra algo mejor ¡Cómprelo!”, “La chispa de la vida”, “Just do it”, “Vuelve a casa por Navidad”, “El algodón no engaña”… Algunos ya forman parte de nuestras vidas desde hace muchos años, y otros son más recientes pero ya han conseguido quedarse grabados en nuestra mente.

Una definición posible, de forma rápida, sencilla y para que nos entendamos, sería: un eslogan es una frase breve que por lo general trata de transmitir la idea principal de una marca, aquello que diferencia su producto o servicio, de una forma llamativa, pegadiza e impactante.

Pero hacer un buen eslogan no es nada fácil. Por cada uno de esos siete que os hemos mencionado hay otros tantos que han caído en el olvido, o que simplemente nunca funcionaron. Un buen eslogan ha de tener gancho, ha de ser pegadizo, ha de transmitir los valores de la marca, puede incluso resaltar la utilidad del producto… en definitiva, es sintetizar en una frase corta todo eso y mucho más.

A lo largo de la historia han sido usados estratégicamente no sólo por las marcas, sino también por políticos, religiosos, deportistas o hasta empresarios. ¿Quién no recuerda por ejemplo, el reciente: “Yes we can” de Obama? Conseguir que alcance un posicionamiento en la mente de los consumidores o de las personas es primordial para que sea efectivo y perdure en el tiempo.

Como ya sabéis los que nos leéis habitualmente, nos gusta compartir nuestra experiencia y que podáis poner nuestros consejos en práctica, y este caso no va a ser menos. Así que aquí os dejamos 9 claves para crear un buen eslogan:

  1. No hagas un trabalenguas: Si se trata de una frase difícil de pronunciar no la recordarán y terminará cayendo en el olvido.
  2. No hagas promesas que no puedes cumplir: NUNCA incluyas en tu eslogan algo que no puedas cumplir de cara a tus clientes. No sólo no lo recordarán sino que te puedes ganar un buen problema de reputación.
  3. Contabiliza tus palabras: Lo ideal es que tenga entre 5 y 8 palabras. Si es muy largo costará de memorizar.
  4. “Monosilabiliza”: Cuantas menos sílabas tengan las palabras mejor serán recordadas.
  5. “Cotidianiza”: Si tu eslogan puede usarse fácilmente en las conversaciones cotidianas será más propenso a ser memorizado y usado por los usuarios. No busques frases complejas. ¿Hacemos un Kit-Kat? 😉
  6. El imperativo siempre ayuda: Usar verbos o imperativos le otorga mayor fuerza y dinamismo a la construcción.
  7. No te apropies de lo que no es tuyo: No uses frases, refranes o construcciones conocidas por el público en general, sé original y crea una nueva.
  8. Quien tiene un recurso tiene un tesoro: la utilización de recursos lingüísticos como las rimas, las repeticiones o incluso los dobles sentidos pueden darte ese gancho que andas buscando.
  9. Cantar tus beneficios puede ser lo único: En ocasiones basta con cantar las bondades o los beneficios que tu producto ofrece, especialmente si son una ventaja competitiva.
  10. Realiza una pregunta empática: Algo con lo que consigas conectar con el público, que le haga plantearse algo. Por ejemplo: ¿Te gusta conducir?

Con un poco de creatividad, una buena aplicación de estos consejos y tu ingenio, seguro que serás capaz de construir un buen eslogan. Y si no, recuerda, “Impossible is nothing” ;).

¿QUIERES COMENTAR ALGO?