Escribir en redes sociales ¿Conversas entreteniendo, o sermoneas aburriendo?

Categoría: Social Media | Publicado por SG Smartketing

Cientos de miles de usuarios, miles de páginas de marca y cada red con sus propias normas y limitaciones. Escribir bien en redes sociales no es algo tan sencillo como puede parecer. Del enorme espacio de la mayoría de redes a los 140 caracteres de Twitter, hay todo un mundo y el arte de saber comprimir un titular, un enlace y hasta uno o varios hashtags.

Saber cómo funciona cada red social es fundamental, pero también debes saber cómo evitar los problemas que pueden costarte los tan deseados fans, followers, retuits, +1’s o me gustas que generan tráfico a las páginas, y que pueden ayudar a cerrar alguna venta, el fin último que buscan muchas marcas.

El copywriting se ha convertido, desde hace un tiempo, en tu mejor arma de seducción a la hora de atraer la atención de tu comunidad y de nuevos seguidores a la misma. Pero esto no es sólo redactar un simple post, esto exige una buena dosis de creatividad y unos buenos conocimientos de cada red.

Las redes sociales empezaron como un espacio en el que los usuarios podían contactar con sus amistades y familiares, y compartir fotos y contenidos. Hoy en día, pueden hasta mantener una relación directa con sus marcas preferidas e informarse sobre los productos/servicios que les gustan. Y no se conforman con que las redes sean un canal más de simple promoción para las marcas, exigen algo más por su parte, quieren una personalización que les permita interactuar con ellas y las sientan más cercanas.

Por ello, queremos daros unas pautas para mejorar vuestra comunicación con la comunidad, aumentar las interacciones y conseguir esa cercanía tan ansiada.

1. Estruja tu cerebro.

Antes de empezar a escribir cualquier cosa, párate y piensa. No te pongas a escribir como un loco la primera idea que te venga a la cabeza. Tienes que tener claro que no vas a dar un discurso, si no a comenzar una conversación con tu comunidad, así que has de usar el tono y el lenguaje adecuado para no dar la imagen de ponente, sino de conversador.

Y además de escoger tus palabras en función de cada red, también tienes que hacerlo en función de tu comunidad, no será lo mismo que tu marca sea de juguetes para niños que de bebidas alcohólicas, igual que tu público no es el mismo, tu lenguaje tampoco lo será.

2. Sin respeto no hay mensaje.

Como ya hemos dicho, esto es una conversación y no un discurso, así que si vas a entrar en un diálogo con tu comunidad empieza por lo básico, el respeto mutuo. No puedes pretender que te lean con interés si de entrada les faltas al respeto. Todos los usuarios tienen su opinión, por eso debes ser educado y cortés si pretendes que te lean y te respondan.

Por supuesto que el respeto ha de haberlo por ambas partes, de modo que si te lo faltan a ti (o mejor dicho, a la marca), no debes entrar al trapo, simplemente pide el mismo respeto que la marca da y evita confrontamientos, puedes acabar en una crisis innecesaria e inesperada.

3. Márcate objetivos.

Sí, ya sabemos que vas a pensar: “¿Objetivos? Pero si sólo es una simple publicación en Facebook…”. Y por eso nosotros te hacemos la siguiente pregunta: ¿Tienes claro por qué está tu audiencia en redes sociales y qué busca en tu comunidad?

Si no tienes claro esto da igual que les escribas en prosa que en verso, posiblemente los mensajes que les transmitas no tengan apenas efecto en ellos. Por eso es interesante que te marques objetivos para los mensajes que pretendes transmitirles, y hacer que vayan enfocados hacia aquello que tu comunidad espera recibir.

4. Breve sí, SMS no. Elige bien las palabras mágicas.

Más allá del espacio que algunas redes te limitan, es importante saber ser breve, conciso y concreto. Muchas veces los usuarios apenas te van a leer si ven una parrafada.

Un título impactante, usar palabras mágicas (gratis, gana, elige, tú…), ir directo al grano, no cometer faltas de ortografía, ni usar un lenguaje tipo SMS. Todo esto te ayudará a captar la atención de tu comunidad. Especialmente las dos últimas, ya que por mucho que sea una “moda” escribir con abreviaturas y faltas en algunos ámbitos, NO es nada recomendable hacerlo en tu comunidad.

(Frase resaltada) “En internet NO vale todo, es mejor ser correcto que pasarte de cercano con tu comunidad y dejar la imagen de la marca por los suelos.” Trata de ser natural y busca crear curiosidad y expectación. Seguro que tras un tiempo ya conoces bien a tu comunidad y sabes con qué palabras puedes conseguirlo.

5. Emociones sí, gritos no.

Tirar de las emociones es algo que suele funcionar muy bien, así que es recomendable emplear esta estrategia a menudo. Háblales de los beneficios que tu marca puede ofrecerles, y no de las características físicas de tus productos o servicios. Si les tocas la fibra captarás su atención, generarás interés y tendrás una comunidad fiel y comprometida con la marca.

¡¡TU COMUNIDAD NO ESTÁ SORDA!! Te ha llamado la atención ¿verdad? Pues a ellos también les pasa. Generalmente en internet las mayúsculas se interpretan como un grito. Emociónales sin gritarles. En el arte de la seducción un susurro al oído hace mucho más que un grito. ¿Te imaginas conquistando a tu pareja gritándole cuánto la quieres en lugar de decírselo en voz baja al oído? ¿A que no? Pues igual con tu comunidad.

Y por último, más que un sexto punto es algo que debes hacer siempre, y que no nos cansamos de repetir artículo tras artículo: prueba, analiza y mide resultados. Pregúntate si los textos de tus publicaciones son relevantes, entretienen, son interesantes o divertidos. Y aprovecha las estadísticas que algunas redes ofrecen para medirlo.

Si sigues estos pasos no tendrás problemas para enamorar a tu comunidad ;).

¿QUIERES COMENTAR ALGO?