5 claves para hacer presentaciones atractivas

Categoría: Comunicación & Marketing, SG | Publicado por SG Smartketing

Un destacado psicólogo, autor de varios libros sobre su especialidad, había adquirido un gran prestigio a nivel internacional por su novedoso enfoque en determinados temas. Esto propició que lo reclamasen como ponente en universidades, congresos y otros eventos de relevancia.

Anunciar su presencia era garantía de una gran concurrencia. Sin embargo, terminaba defraudando al público porque, si bien todo lo que decía era lo que había escrito, su forma de presentarlo resultaba soporífera.

Se presentaba armado con una gran cantidad de diapositivas cargadas de textos, listas, colores, tipografías, imágenes, que iba leyendo continuamente a lo largo de su exposición. Naturalmente, pasados apenas unos minutos, resultaba realmente insoportable. Uno de los asistente sintetizó muy bien el sentir de la audiencia: “creo que yo hubiera aprendido más releyendo sus libros que aburriéndome en su conferencia”.

Lamentablemente, lo que le pasaba a este psicólogo, le pasa a menudo a profesores, directivos, vendedores y todo tipo de personas que deben hacer presentaciones para presentarlas ante un público.

Además de saber hablar bien en público, es fundamental contar con un buen material de apoyo que se vea profesional y que ayude a recordar los puntos más relevantes de la exposición.

Hay 5 claves esenciales que debes tener en cuenta al preparar las diapositivas de apoyo de tu presentación, sea en Power Point, Pdf, Keynote, etc.

1. Las diapositivas son para reforzar conceptos. NO son el discurso.

Huye de la tentación de poner citas largas, o listados, y mucho menos, de proyectar todo lo que vas a decir.

La función de la diapositiva es destacar el concepto más importante de lo que quieres que permanezca en la mente del público.

Si tienes que exponer sobre las famosas “5 W” del periodismo, no pongas una diapositiva con todas ellas. Será mucho más recordado si haces 5 diapositivas diferentes y en cada una incluyes una imagen que sintetice el principal concepto de cada una.

Por ejemplo. La primera W: who? (¿quién?). Si en lugar de poner sólo texto con la pregunta le añades una imagen de un personaje –sea real, ficticio o dibujo animado– se recordará más. Si además, al resto de “W” le añades imágenes que guarden coherencia, aún será más efectiva tu comunicación.

Supongamos que para ilustrar el Who? (¿quién?) pones a Mr. Bean en la primera diapositiva. Para explicar el What? (¿qué?) lo vuelves a poner a él con la corbata pillada a su bragueta. En la tercera diapositiva, Where? (¿donde?) lo sitúas en el baño, y así sucesivamente… tu público recordará mucho mejor tu lección y, además en este caso, agradecerá que les hayas hecho pasar un buen momento.

2. Pon imágenes relevantes, ilustrativas y complementarias de lo que explicas.

Procura que la imagen ocupe toda la pantalla. De esta manera será más impactante y tendrá un aspecto más profesional. Si no sabes cómo hacerlo porque sólo copias y pegas, intenta aprender (hay muchos tutoriales en internet), o hazte asesorar por un diseñador gráfico.

Fíjate la diferencia entre estas dos formas de colocar las imágenes.

presentaciones 01

presentaciones 02

Imagínate una diapositiva y otra proyectadas en una gran pantalla ¿Cuál crees que impactará más a la audiencia?

3. Utiliza pocos colores y que estén armonizados.

Con la intención de hacer más “atractiva” la presentación, muchos piensan que añadir colores es una buena idea, pero no es así. Salvo en honrosas excepciones por razones muy concretas.

Éste es un diseño de diapositiva muy común en quienes hacen presentaciones amateur.

presentaciones 03

Huye de la colormaníaporquesí y recuerda…

presentaciones 04

4. Menos es más.

Aprovechar los espacios no es llenarlos y llenarlos de cosas. En esto el dicho “menos es más” se cumple al pie de la letra. Si queremos que algo se recuerde, hay que presentarlo lo más despejado posible.

Te ponemos un ejemplo, que ilustra lo que decimos.

presentaciones 05

5. Elige tipografías apropiadas.

Muchas presentaciones pierden profesionalidad e impacto por una incorrecta elección del tipo de letra.

Lo primero que debes tener en cuenta, es que sea lo más clara y legible posible. Nunca hay que olvidar que su objetivo principal no es la estética si no la comunicación.

Si no eres diseñador gráfico, te aconsejamos que no utilices las letras manuscritas porque con ellas es muy fácil equivocarse tanto en la estética como en la nitidez del mensaje y puedes transmitir una impresión diferente a la que deseas.

Básicamente, hay dos grandes tipos de letra: con serif, y sin serif. Las primeras son las que tienen remates en las extremidades, y las segundas las que no los tienen, también llamadas letras de palo seco.

Te aconsejamos que utilices tipos de letra sin serif, porque se leen con más facilidad y suelen transmitir más profesionalidad. Algunas clásicas son: Helvética, Arial, Frutiger, etc.

Las con serif, también pueden conseguir un aspecto muy profesional, pero es más fácil equivocarse si no se es un experto en diseño gráfico.

Aquí te ponemos ejemplos de una y otra.

presentaciones 06

Si incorporas estas 5 claves en tus diapositivas, notarás cuánto mejoran tus presentaciones y cuán agradecido estará tu público.

¿QUIERES COMENTAR ALGO?