Cómo aumentar la atención de tu audiencia con tu piel

Categoría: Comunicación & Marketing | Publicado por SG Smartketing

Tras acudir a una conferencia, dos asistentes le comentaban a un amigo el buen gusto que tenía el ponente, “…tendrías que haber visto qué corbata más original tenía. Unos colores magníficos estampados con unas figuras muy creativas. ¡Me ha encantado!”

–¿Y la conferencia qué tal estuvo?

–¡Ah, sí! Muy bien, muy bien. Pero la corbata era una pasada.

Una de las cosas que más les preocupa a muchos conferenciantes es: “¿Qué me pongo?” Parece algo relativamente simple de resolver…¡ponte lo mejor que tengas! –aconsejan algunos– si es de marca, mejor.

Parece un tema baladí, sin embargo, la forma en que se vista un orador puede favorecer la atención o, por el contrario, distraerla de lo realmente importante, que no es otra cosa que la propia conferencia.

El experto norteamericano en neuromarketing, Jürgen Klaric, da algunos consejos sobre cómo vestirse para una conferencia.

Él menciona que es mejor utilizar colores sólidos. Los estampados tienden a distraer al público. Al hacer pruebas de neuromarketing para establecer los puntos de atención de los ojos durante una conferencia, se encontró que los estampados, los colores llamativos, joyas, etc. distraen la atención de la audiencia en un elevado porcentaje. Mientras sus ojos se fijan en “¡qué bonitos gemelos!”, la mente no está centrada en el mensaje principal.

Pone como ejemplo –y él hace lo mismo– a oradores como Steve Jobs y Martin Lindstrom, este último nombrado hace unos años por la revista Time como una de las personalidades más influyentes del mundo, entre otras razones, por sus conferencias.

Mira sus instantáneas en plena acción:

presentacion

¿Dónde crees que se centra la vista de su audiencia? ¿En sus corbatas? ¿En sus fulares? ¿En su camisa estampada? Evidentemente no. Se centra en su piel: en su rostro y en sus manos, que son las principales herramientas de expresión de un disertante.

En el caso de los tres, coincide que siempre van de negro. Pero ésa no es la norma ni lo importante. Lo que hay que tener en cuenta es que la vestimenta no distraiga, y que el rostro y las manos centren la atención para que el mensaje cale más profundamente.

Según el neuromarketing, el cerebro se conecta con el contraste, en el caso de ellos negro/blanco. Si se tratase de un orador negro, posiblemente vestir de colores claros le funcionaría mejor.

Si se ve la piel del brazo, también favorece la atención. En este sentido, estar de manga corta (mira la foto de Jürgen) o remangar los extremos de la camisa o el suéter (fíjate en Jobs) sería conveniente.

Si eres como la mayoría de ponentes empresariales, seguramente tu “look” se compondrá de traje, camisa y corbata, si eres hombre. Y si eres mujer tendrás un repertorio más amplio. De una u otra forma, debes tener presente que nada de lo que te pongas distraiga la atención de lo importante: tú rostro y tus manos que son tu vehículo de expresión.

En resumen:

Mejor liso que estampado | Mejor sobrio que estridente | Mejor piel que mangas

Aunque estos consejos no son los más importantes para dar una buena conferencia, sí son valiosos porque pueden aumentar el nivel de atención que consigas y porque están avalados por las investigaciones de neuromarketing.

¿Ya has pensado qué ponerte en tu próxima conferencia o presentación en público?

 

¿QUIERES COMENTAR ALGO?