Cómo tolerar la frustración sin frustrarse en el intento

Categoría: SG | Publicado por SG Smartketing

Te encanta tu trabajo. Lo das todo en el día a día, te esfuerzas al máximo y cada neurona de tu cerebro está centrada en ese proyecto.

Pero algo sale mal y el proyecto acaba siendo un desastre.

Entonces, llega la frustración y con ella, la ira.


Fuente: http://ak-hdl.buzzfed.com/static/2015-06/25/19/enhanced/webdr15/anigif_enhanced-buzz-18965-1435275906-6.gif

Si eres tan perfeccionista como nosotros conocerás “a la perfección” esta sensación. Lo que quizás no conozcas, son las diferentes técnicas o métodos que existen para aprender a tolerar la frustración.

Si es así, estás de suerte porque hoy vamos a ver una serie de tips que nos ayudarán a convivir con la frustración y ser un poquito más felices. Por cierto, son unas técnicas perfectas para combinar con los 4 salvavidas para controlar el estrés profesional de los que hablamos el mes pasado 😉

1. Tómate tu tiempo | Relájate | Stop.

¿Sabías que nuestro cerebro tarda unos diez segundos en pasar la información de la parte emocional del cerebro a la parte racional?

Esto quiere decir, que si nos concedemos un mínimo de tiempo, seremos capaces de afrontar los problemas desde otra perspectiva, distanciándonos del problema y empleando la razón y la lógica para encontrar la solución óptima.

2. Brainstorming.

Seguro que habéis utilizado esta técnica cientos de veces, pues bien, ésta será la 101. Los expertos en la materia aconsejan pensar entre tres y cinco posibles soluciones. Una vez identificadas tenemos que valorar los pros y contras de cada una y finalmente, escogeremos aquélla que más se ajuste a nuestra situación.

Mediante esta dinámica conseguimos focalizarnos en la búsqueda de soluciones y evitamos centrarnos en el lado negativo de las cosas.

3. Autoverbalización significativa.

Este complejo nombre viene a presentar un concepto muy sencillo: utilizar una serie de frases, mantras o discursos que nos ayuden a apartar nuestra mente de pensamientos negativos y centrarnos en buscar las soluciones a nuestros problemas.

Por si acaso os quedáis en blanco, Robin Williams os puede echar una mano.

4. Modo experto: Reestructuración cognitiva.

La reestructuración cognitiva es una técnica utilizada en psicología cuya finalidad es transformar los pensamientos erróneos que tenemos sobre determinadas situaciones, por lo que podemos aprender de sus métodos e integrarlos en nuestra dinámica diaria. La técnica se desarrolla en tres pasos:

  1. Tenemos que identificar los denominados “pensamientos malos” que queremos modificar.
  2. Analizaremos ese pensamiento en base a tres ejes:
    • ¿Se ajusta a la realidad?
    • ¿Qué consecuencias tiene pensar de esta forma?
    • ¿Qué ocurriría si fuera cierto?
  3. Tratamos de buscar pensamientos alternativos que nos ayuden a ver la realidad de una forma más racional y objetiva, de forma que, será más sencillo centrar nuestros esfuerzos en la búsqueda de soluciones.

Bien, como habréis visto, las diferentes técnicas giran en torno a un mismo patrón: evitar caer en el lado oscuro y buscar siempre una solución manteniendo una actitud calmada y positiva.

Y ahora que ya sabéis el secreto, toca trabajar en ello 🙂

¿QUIERES COMENTAR ALGO?