Los 3 mix del marketing que no puedes ignorar

Categoría: Comunicación & Marketing | Publicado por SG Smartketing

Hace un par de años leíamos un interesante artículo en el que mencionaban que el ciclo de vida de un tuit es de una hora. ¡Una hora!

Todo se mueve deprisa, muy rápido, y muchas veces no tenemos tiempo para sentarnos y pensar. Pensar si la estrategia que hemos tomado es la correcta, si las acciones están teniendo los resultados que esperábamos, si nuestro target está respondiendo positivamente, etc.

Y esto no está bien.

Con esta velocidad necesitamos establecer una base fuerte, que nos permita minimizar los riesgos que la inestabilidad del mercado genera.

Esta base es el Plan de Marketing, en el que desarrollaremos la estrategia a seguir junto con las acciones que nos ayudarán a cumplir con los objetivos.

El marketing operativo es el encargado de establecer qué acciones se van a llevar a cabo, y generalmente toma la forma del marketing mix.

De las 4 P a las 7 P, el servicio es el rey

Desde los años ’60 hasta hoy el marketing mix siempre se ha construido en torno a las 4 P: producto, precio, distribución y promoción. McCarthy ideó este modelo en una etapa de la historia en la que el producto era el rey.

A día de hoy, como todos sabemos, el producto ha sido derrocado y las marcas se han visto obligadas a plantear un enfoque diferente respecto al marketing mix.

Y fue así cuando a finales de la década de los ’90 con un sector servicios cada vez más potente se pone el foco en el servicio y se incorporaron 3 P nuevas:

  • Proceso: todas aquellas acciones y sistemas que intervienen durante la ejecución del servicio.
  • Personas: los trabajadores encargados de realizar el servicio.
  • Evidencia física (physical evidence): los elementos encargados de la tangibilización de la marca, como colores, olores, etc.

grafico 01

Más tarde, algunos autores han barajado la posibilidad de incorporar más P, incluso llegando a plantear la posibilidad de 33 P.

Cliente, cliente, cliente, cliente: 4 C

De forma paralela a la “creación” de las 3 nuevas P, Lauterborn propone centrarnos en las necesidades y la satisfacción del cliente, sustituyendo las 4 P por las 4 C.

  • Consumidor: sólo si descubrimos las necesidades del consumidor podremos elaborar una solución, producto o servicio que comercializar.
  • Coste-beneficio: en este punto entendemos el coste como el coste de satisfacción del cliente, buscando siempre la fidelización y las relaciones a largo plazo.
  • Comunicación: necesitamos generar experiencias en los consumidores y escucharles.
  • Conveniencia: conocer a nuestro cliente nos muestra su comportamiento, cómo compran, dónde lo hacen, etc. de forma que sólo debemos centrarnos en aquellos canales que nos convienen.

grafico 02

Al igual que con las 4 P, el enfoque centrado en el cliente también se ha mejorado incorporando otros aspectos. Este nuevo sistema se conoce como el modelo de compás de las 7 C y fue ideado por Koichi Shimizu.

La experiencia es la reina del baile, las 4 E

Por último, en el año 2.008 vimos nacer el modelo propuesto por Christopher Graves basado en la experiencia del consumidor, que se sustenta en 4 E y cuyo objetivo es despertar emociones positivas.

  • Experiencia: las marcas deben crear experiencias que atraigan a los consumidores y que faciliten su proceso de compra, identificando los puntos críticos y ofreciendo experiencias únicas en cada uno de ellos.
  • Omnipresencia (everyplace): debemos tener presencia multicanal de forma que el usuario pueda acceder a nuestros productos o servicios esté donde esté.
  • Intercambio (exchange): la clave de este apartado es entender al cliente en toda su extensión y tratar de rentabilizar los encuentros durante todo su ciclo de vida.
  • Evangelización: queremos a nuestros clientes y queremos relacionarnos con ellos de forma que el propio cliente es el que termina promocionando nuestras bondades.

grafico 03

En conclusión, una buena base debe partir del conocimiento de nuestros clientes y tenemos que desarrollarla en torno a sus necesidades, buscando atraer su atención y generando emociones positivas. Sólo así seremos capaces de sobrevivir al vertiginoso ritmo de nuestro entorno.

¿Y tú, con qué modelo te quedas? 🙂

¿QUIERES COMENTAR ALGO?