Mejora tu comunicación y conquista a tus leads con las campañas drip

Categoría: Comunicación & Marketing, Estrategia | Publicado por Víctor Cebriá

Las campañas drip consisten en implementar secuencias automáticas, generalmente de email, basadas en el tiempo y cuyo desencadenante es un determinado comportamiento del usuario.

Por ejemplo, un usuario se registra en tu web tras leer un artículo en el blog. Esta acción pone en marcha una secuencia “personalizada” y automática que podría ser la siguiente:

sgsmartketing-drip

Al tratarse de secuencias automatizadas consigues un gran ahorro de tiempo y optimizas el proceso de nutrir a tus leads.

Por otro lado, es muy importante que toda la campaña esté bien planificada. Esto te permitirá personalizar al máximo los mensajes y su contenido, logrando generar un mayor impacto en cada usuario, cultivando una mejor relación y consiguiendo aumentar el scoring de cada lead.

¿Cómo activar una campaña drip?

Las campañas de drip son una herramienta fundamental para el Lead Nurturing porque te ayudan a forjar relaciones más estrechas con los leads de forma automatizada, lo que optimiza tus esfuerzos.

Como cualquier acción en marketing, el primer paso para ponerla en marcha es establecer unos objetivos, por ejemplo:

  • Potenciar marca.
  • Generar más leads.
  • Aumentar las ventas.

Después tienes que especificar qué comportamientos van a desencadenar ese goteo de correos. Esta lista de actividades la podemos conseguir tras revisar el comportamiento de los usuarios en nuestra web:

  • Darse de alta.
  • Visitante regular.
  • Dado de alta pero no visita el blog.
  • Abandona el carrito de la compra.
  • Cancelar la suscripción a la newsletter.

El siguiente paso es determinar el espacio de tiempo o el evento que habrá entre contacto y contacto. En Crazy Egg plantean un calendario típico que puedes utilizar al empezar e ir adaptando poco a poco en base a los resultados de tus campañas:

  • Drips normales: son artículos populares del blog, eBooks… que puedes enviar cada 4-5 días.
  • Drips especiales: contenido más cuidado, como pruebas de producto, casos de estudio, testimoniales o comparaciones que puedes lanzar cada 30-40 días.
  • Drips puntuales: el catalizador de estos correos son acciones puntuales y enviaremos un email concreto según el evento, por ejemplo, un cliente se da de alta y le enviamos un correo de bienvenida; sale del carrito de compra y le mandamos un descuento del 20% para que termine la compra, etc.

Una vez tienes los objetivos, comportamientos y lapsos temporales, el siguiente paso es segmentación de tus listas de correos en base a cada buyer persona y ciclo de compra en el que se encuentren los leads.

Cuando ya están segmentadas las listas debes preparar el contenido de cada drip o goteo teniendo en cuenta las necesidades, el estadio del ciclo de compra y el comportamiento de los diferentes leads.

El último punto es analizar los resultados y sacar conclusiones para mejorar el proceso, el contenido o el flujo de contactos de la siguiente campaña.

Conclusión

Las campañas drip son una herramienta perfecta para nutrir a tus contactos, establecer una comunicación regular y optimizar tus esfuerzos en marketing.

Pero para que sean realmente eficaces es fundamental conocer a fondo tu público objetivo, el ciclo de compra de tus clientes y planificar todo el proceso al detalle.

¿Has puesto en marcha alguna vez esta técnica?, ¿tienes alguna duda sobre las campañas drip? Cuéntanos tu experiencia en los comentarios.

¿QUIERES COMENTAR ALGO?