¿Quieres vender más? ¡Sé auténtico!

Categoría: Comunicación & Marketing, Estrategia | Publicado por Sandra Sanjuan

Quien piensa que sólo está vendiendo cuando tiene un cliente delante está equivocado. Vendemos continuamente. Cuando estamos en una reunión con el equipo, cuando nos vemos con un proveedor, cuando tenemos una entrevista de trabajo, cuando presentamos un proyecto… todo el tiempo.

Y obviamente en todas estas situaciones queremos dar la mejor imagen de nosotros mismos. El problema viene cuando intentando sacar nuestro lado más bonito, lo adornamos de tal manera que se desvirtúa. Y ya no somos nosotros.

Es entonces cuando la pifiamos.

Pero aclaremos qué es vender. Vender es una cosa y despachar otra. Por ejemplo, el pan no se vende, vas al horno, pagas y el dependiente te lo da. Los iphone no se venden, tú sabes, cuando entras en la Apple Store, que vas a comprar. Pagas y el dependiente te lo da. Lo único que tienen en común vender y despachar es que es un proceso entre dos personas y que hay un intercambio de bienes por dinero. Ya está.

Vender es otra cosa. Requiere estrategia. Negociación. Conocimiento del producto, planificación. Habilidad para extraer información de la persona que tienes enfrente y capacidad para distinguir, de entre toda esa información, cuál es su necesidad y qué le vas a ofrecer para satisfacerla.

El proceso es arduo y costoso. Pero es la única vía para generar las dos cosas que te van a permitir efectuar esa venta y si lo haces medianamente bien, seguir vendiendo durante mucho tiempo: confianza y tranquilidad.

¿Cuál es el ingrediente principal de ese proceso? El mutuo intercambio, la alimentación constante de una relación que va madurando y que finalmente si todo va bien se logra establecer. ¿Y qué es lo más importante en ese intercambio? Que el cliente perciba en todo momento que la persona que tiene delante se está mostrando tal y como es, que no le va a mentir, que no le va a fallar. Que es auténtico. Que le está vendiendo su producto o servicio porque
sabe que eso es lo mejor para él o su negocio.

Hoy por hoy el proceso comercial es mucho más que simplemente la venta. El comercial se ha convertido en un asesor de negocio, establecer relaciones prósperas y duraderas con los clientes es la única manera de sobrevivir. Y sólo siendo auténtico, siendo fiel a unos valores, como empresa y como profesional, se puede conseguir.

¿QUIERES COMENTAR ALGO?