¿Cómo hacer que un extraño se enamore de tu marca?

Categoría: Branding | Publicado por Víctor Cebriá

Si no tienes tiempo de leerlo, te damos la opción de oírlo 😉

Seguramente ya has oído hablar del Inbound Marketing en otras ocasiones, pero ¿conoces los entresijos de esta genial metodología?

La metodología del Inbound Marketing se basa en cuatro grandes pasos cuya finalidad son que un “Extraño” llegue a ser “Promotor” de tu marca.

Para ello cuentas con multitud de herramientas y un elemento fundamental: el análisis de tus acciones.

Paso 1. Atraer

El primer paso es atraer a los usuarios a tu página web y convertirlos en “Visitantes”, pero no sirve cualquier usuario: debes atraer a tu público objetivo y para ello, debes segmentar tu mercado y definir tu buyer persona.

Las herramientas de las que dispones para ello son diversas, pero las más destacadas son:

  • Blog. Desarrollando contenido TOFU, con un gran enfoque educativo y centrado en la resolución de las dudas de tus buyer persona conseguirás llamar la atención de éstos.
  • Web. Tu página web debe estar construida de forma que permita una navegación sencilla e intuitiva, pero sobre todo que permita al “Visitante” llegar a las páginas que nos interesan (educativas, testimoniales, tienda online, etc.)
  • Redes sociales. Son los canales idóneos para llamar la atención de los usuarios y continuar la relación con ellos más adelante. Por no hablar de su capacidad de difusión.
  • Optimización del SEO. Tanto el blog como tu página web son elementos fundamentales, pero si el SEO no está optimizado será muy difícil que los usuarios lleguen a ellas.

Paso 2. Convertir

En esta segunda etapa tratarás de que los “Visitantes” o también los suscriptores se conviertan en “Leads”. Es decir, que te brinden la información necesaria para construir un perfil que te permita segmentarlos y ajustar la comunicación a sus necesidades concretas.

Este punto tiene dos requisitos previos:

  • Perfil. Tienes que determinar qué información es relevante: email, nombre, cargo, etc.
  • Lead Magnet. Los visitantes o suscriptores no te darán esta información de manera gratuita, de modo que debes ofrecerles algún elemento de valor y que necesiten, por ejemplo, un eBook, un webinar, etc.

En este caso necesitarás desarrollar CTA atractivos que consigan clics y lleven a los visitantes a las landing pages que has desarrollado y donde encontrarán el formulario que tendrán que rellenar para obtener ese lead magnet que has creado.

Paso 3. Cerrar

Ahora es el momento de que los “Leads” cierren la compra y se conviertan en “Clientes”.

En este punto es fundamental que hayas trabajado correctamente el ciclo de compra de tus clientes, así como el embudo de conversión.

Esto te permitirá ofrecer el producto adecuado en el momento exacto.

Para ello tienes que trabajar cuatro herramientas distintas:

  • CRM. Esta herramienta te permite recoger cada interacción que has llevado a cabo con tus leads y facilita la asignación de puntos para identificar el momento oportuno para cerrar la venta.
  • eMail. Las campañas de drip marketing y de lead nurturing te ayudarán a educar a cada lead acercándoles a la venta.
  • Automatización del marketing. La automatización del email marketing es fundamental cuando manejas una gran cantidad de contactos y te permite optimizar tus esfuerzos.

Paso 4. Enamorar

Uno de los objetivos principales del Inbound Marketing es aumentar el valor neto generado por un cliente mientras es tu cliente, es decir incrementar el Live Time Value o LTV y para ello necesitas que se enamoren de tu marca y se conviertan en “Promotores”.

En este punto la escucha activa y la monitorización de la actividad de tu marca y de tus clientes son totalmente necesarias.

De nuevo, las redes sociales serán vitales para conocer las diferentes opiniones y sentimientos que despierta tu marca. No obstante, el uso de encuestas o entrevistas personales también es muy recomendable.

Bola extra. Analizar

Por último, como hemos comentado al inicio del artículo, un elemento que debe acompañarte en cada uno de los diferentes pasos de esta metodología es el análisis de las acciones que lleves a cabo.

Medir los resultados te permitirá identificar cuáles funcionan mejor y qué puntos debes mejorar o directamente desechar, pero lo más importante de todo: te permitirá optimizar tus esfuerzos y conocer aún más a tus clientes habituales y potenciales.

¿Ya has pensado en cómo poner en marcha estos cuatro pasos? 😉

¿QUIERES COMENTAR ALGO?