8 acciones que debes evitar para que Google no te penalice en el SEO

Categoría: Web & Blog | Publicado por Pablo Sales

Si no tienes tiempo de leerlo, te damos la opción de oírlo 😉

Seguro que ya estás familiarizado con el SEO y con las ventajas que ofrece para tu página web en caso de trabajarlo correctamente. Y como sabes, es Google quien marca los parámetros que considera importantes a la hora de posicionar mejor una web.

Cada año aparecen nuevas versiones de su algoritmo, a través de las cuales Google pretende que cada web obtenga el posicionamiento que merece. El problema está en que al igual que puedes sumar puntos, también puedes perderlos, es decir, ser penalizado.

Una sanción de Google se traduce en un impacto negativo en el ranking de búsqueda de una web debido a que no cumple con las actualizaciones de los algoritmos de Google y/o la revisión manual.

Una penalización puede deberse a una actualización de algoritmo o a una acción intencional de SEO negativo (o Black Hat SEO). En ocasiones, estas penalizaciones se sufren porque la técnica empleada para posicionar mejor es ilegal o no cumple con los requerimientos de Google.

Sí, ya sabemos que es posible que no seas un experto en SEO, por eso nos hemos centrado en una serie de acciones que pueden enmendarse sólo con fijarse en lo que publicamos en nuestra web, o en algunas cosas sencillas de corregir.

Y como no queremos que caiga todo el peso de Google sobre tu web, te contamos cuáles son las acciones que debes evitar para no ser castigado.

1. Contenido pobre

Desde hace ya varios años se viene diciendo que el contenido es el rey, y no por nada, sino porque es el principal objetivo de Google y su algoritmo.

La calidad del contenido de tu web es clave para mejorar tu posición en los resultados de los motores de búsqueda. Así que cuanta mayor cantidad de información proporcione tu web a los lectores, más calidad tendrá para el buscador.

Consejo. Trata de ser lo más informativo posible con los contenidos que incluyas en tu web.

Si los usuarios encuentran contenido de calidad para ellos, y te tienen por un experto, volverán a consumirlo a tu web y lo compartirán. Algo que Google valorará positivamente. Pero si por el contrario ofreces contenidos pobres, breves o inconclusos, te verás penalizado en los resultados.

2. Contenido duplicado

El objetivo de Google es ofrecer el mejor contenido a los usuarios, de modo que la existencia de contenido duplicado no le gusta en absoluto. Así que cuanto más contenido duplicado haya en una web peor le caerá a Google esa web, ya que le parece poco útil para los usuarios. Y dicha web deberá de encontrar ese contenido y cambiarlo, para mejorar su “rankeo” en Google.

Pero el plagio no es lo único que Google analiza sobre el contenido de una web. La calidad del contenido que ofrece es incluso más importante. Tienes que tratar de ser único e innovador cuando vayas a publicar contenidos. Si ya existe en otra web ¿Qué te hace pensar que irán a la tuya a buscarlo?

Y como no quieres que te penalicen tienes que controlar lo que publicas. Para ello existen herramientas como: Copyscape o Plagium.

¡¡Atención!! Duplicar contenido no significa que copiemos y peguemos tal cual, también es capaz de encontrar contenido parafraseado.

3. Abuso de palabras clave

Esta es otra de las técnicas más comunes en black hat SEO. Si Google detecta una web con una elevada repetición de palabras clave la penalizará. Como hemos comentado, el buscador pretende que las webs muestren contenido de calidad, y una elevada densidad de palabras clave es más bien una señal de todo lo contrario.

Se trata de que las webs empleen una redacción natural que permita su lectura y comprensión. El uso de sinónimos, definiciones o palabras relacionadas es mucho más valioso para Google que la repetición sin sentido.

4. Comentarios SPAM

Se trata de uno de los problemas más comunes cuando trabajamos con CMS y que es bastante sencillo de solucionar, y es precisamente algo que nos puede penalizar. La inmensa mayoría de las webs tienen un sistema automático de detección de comentarios SPAM, y aun así, alguno se escapa de vez en cuando. Así que es recomendable que les eches un ojo a menudo y los controles, ya que si son spam la web será perjudicada.

Comentarios que no enlacen a webs no relacionados con el contenido que has compartido, comentarios que incluyan muchos enlaces sospechosos, comentarios en otros idiomas que ni siquiera al traducir tienen sentido, etc. Te recomendamos que los elimines, incluso que los bloquees y marques como SPAM, para que no vuelvan a perjudicarte. Si le muestras a Google que te preocupas por ello, él se preocupará por ti.

5. Abuso de los títulos

Estructurar correctamente tu contenido y organizarlo beneficia a tu SEO, lo hace más visible para los usuarios. Pero ojo, no te dejes llevar por la “fiebre de los títulos” y llenes todo tu contenido con los mismos, ya que puedes conseguir el efecto contrario.

La etiqueta H1 suele ser por lo general el título de una publicación u otro texto muy destacado de la página. Ese será el texto que más destaca, y el que dirá más sobre el contenido de tu web. Así que como norma general, cada página de tu web sólo debería de tener una única etiqueta H1. Para destacar con menor nivel de importancia tienes el resto de etiquetas: H2, H3, H4, H5 y H6.

¿Quieres hacer creer a Google que intentas incluir en el contenido palabras clave o que pretendes manipular su algoritmo? ¿Verdad que no? Pues en ese caso no abuses de la etiqueta H1, resérvala sólo para los títulos y todo irá bien.

6. Preocúpate por la experiencia de usuario en dispositivos móviles

En 2015 Google ya anunció que aquellas webs que se preocuparan de estar optimizadas para dispositivos móviles, verían mejorado su SEO. Y desde enero de 2017, con el nuevo algoritmo “Mobile First”, aquellas que no lo hagan pueden ser penalizadas. Los usuarios a día de hoy acceden a internet cada vez más desde móviles que desde ordenadores.

Así que no optimizar tu web para estos dispositivos puede hacer que el buscador lo interprete como que no te importa la experiencia de estos usuarios, y por lo tanto, te puede penalizar.

7. Las páginas de error 404

Cuando una página tiene un enlace roto o no encuentra la información muestra la conocida página de error 404. Este tipo de error le informa a Google de cuan actualizada está nuestra web y de nuestro control sobre este tipo de errores.

Si tus enlaces no están actualizados y persisten mucho los errores 404, Google interpretará que no te importa la experiencia de tus usuarios. Así que te recomendamos que revises constantemente tus contenidos y tus enlaces, para evitar este problema si no quieres ser penalizado.

Si no dispones de un CMS como WordPress, donde con un simple plugin puedes controlar esto, existen herramientas como Screaming Flog. Con solo facilitarle la URL de tu web te hace un completo análisis del estado de tus páginas, y te informa de la existencia de estos errores para que puedas corregirlos.

8. La paciencia tiene un límite

Los usuarios en internet somos poco pacientes. De hecho se ha calculado que sólo esperamos entre 3 y 4 segundos a que una web cargue. Y si tarda más de ese tiempo, empieza a caer la cantidad de visitas, y a la larga disminuirá el interés en la misma por parte de los usuarios.

Una velocidad de carga lenta contribuye a penalizar tu ranking en los buscadores. Imágenes demasiado pesadas, exceso de publicidad, falta de optimización del código… son los principales motivos. Así que revisa la velocidad de tu web y procura mantenerla óptima para no ser penalizado. Herramientas como PageSpeed Tools del propio Google o Pingdom te ayudarán a conocerla.

Como ves, existen diversos factores fácilmente controlables que te ayudaran a no ser penalizado por Google. Sabemos que su objetivo no es ése, pero sí el de conseguir que las webs ofrezcan una experiencia de usuario satisfactoria y beneficiar a aquellas webs que la proporcionen. Así que ya sabes lo que tienes que hacer ;).

¿QUIERES COMENTAR ALGO?