La comunicación interna, una herramienta estratégica

Categoría: Comunicación & Marketing, Estrategia | Publicado por Sandra Sanjuan

Si no tienes tiempo de leerlo, te damos la opción de oírlo 😉

Recordemos el concepto de stakeholder: toda aquella persona u organización relacionada con la actividad de la empresa. Dentro de nuestro plan de comunicación debemos incluir a todos nuestros stakeholders. Si mis clientes, proveedores y demás agentes externos deben estar informados del devenir de la empresa y es fundamental que así sea, también es cierto que tenemos un cliente interno que debemos atender. La teoría así lo afirma.

La comunicación interna surge a raíz de la necesidad que tiene la empresa de comunicarse con sus empleados. En un entorno que cambia a velocidad de vértigo, con la competencia defendiendo a cuchilladas cada centímetro de su cuota de mercado y metidos hasta el cuello en la dinámica “o innovas o mueres”, la necesidad de un equipo sólido, comprometido y con talento es fundamental para la supervivencia. Pero, ¿cuál es la realidad? ¿Atendemos a nuestro cliente interno de la misma manera que al externo? ¿Lo conocemos? ¿Por qué la comunicación interna es todavía una asignatura pendiente en la mayoría de pymes de nuestro país?

La comunicación interna es todavía una asignatura pendiente en la mayoría de pymes de nuestro país.

Una de las razones es que se sitúa a caballo entre el departamento de RRHH y el de Marketing. Y aunque tiene sentido que así sea, en muchos casos queda en terreno de nadie. Otra es que si bien es verdad que la gestión de las personas en el entorno empresarial cada vez adquiere una dimensión más importante dentro del management, también es cierto que esto se reduce casi exclusivamente a empresas potentes con un gran capital humano. Pero si la comunicación interna en estas empresas es estratégicamente sustancial, es en las pymes donde adquiere una dimensión realmente vital. ¿Por qué? Porque con ella logramos fácilmente tres factores que garantizan la buena marcha de una empresa:

  1. Conseguimos sentimiento de pertenencia. Es decir, el trabajador siente el proyecto de la empresa como propio, con todo lo que ello conlleva: gestión eficaz de las tareas, compromiso con los objetivos, cumplimiento en los plazos, participación y aportación en todo aquello que pueda afectarle.
  2. Evitamos la rumorología. El rumor es dañino, contagioso y aumenta exponencialmente. Con una buena política de comunicación interna se elimina ese peligro, disminuimos el riesgo de conflicto y creamos un clima laboral positivo, transparente y cordial.
  3. Captación y retención del talento. Que el trabajador se sienta valorado y apreciado es esencial para evitar la fuga de talento. Y para ello debe ser parte importante de la empresa, debe saber que su opinión y bienestar importan.

Para que esto ocurra es requisito indispensable que la comunicación interna se dé en sus dos modalidades, ascendente y descendente. Tanto de la empresa al trabajador como del trabajador a la empresa. Porque no hay proceso comunicativo sin escucha e intercambio, el trabajador tiene que recibir la información y poder dar su opinión sincera.

La comunicación interna utiliza diferentes herramientas: desde el clásico tablón de anuncios o reuniones cotidianas de los diferentes equipos, hasta las convenciones anuales, eventos corporativos, cursos de formación o publicaciones. El mundo online y las RRSS son también una hábil forma de comunicación interna con el envío de newsletter por email, o la formación de grupos de Facebook. Importado de EE.UU, el welcome pack consiste en darle al empleado en su primer día de trabajo un “manual de empresa” que resume su filosofía y valores, junto con elementos de merchan para su actividad cotidiana: una taza, libreta, boli, etc. Es un gesto que genera un vínculo con el trabajador desde el minuto 0.

Por último y a diferencia de la comunicación externa, la comunicación interna requiere de un presupuesto y unos medios sustancialmente menores para lograr un retorno más que satisfactorio a corto plazo. Y a largo plazo, algo muy valioso: la confianza, lealtad e implicación de tu equipo. ¿Tienes en cuenta la comunicación interna en tu plan de comunicación? Si no, mañana es un buen día para ponerla en marcha :-).

¿QUIERES COMENTAR ALGO?