¿Vas a lanzar un nuevo producto? Te presentamos el Lean Canvas

Categoría: Estrategia | Publicado por Víctor Cebriá

Si no tienes tiempo de leerlo, te damos la opción de oírlo 😉

Si te gustó el Business Model Canvas, hoy traemos una variante de este modelo que normalmente aplican las Startups, pero que por su enfoque es perfecto para estudiar el lanzamiento de un nuevo producto.

El Lean Canvas fue desarrollado por Ash Maurya porque necesitaba una herramienta que tuviera en cuenta las condiciones tan variantes de una Startup, que en cierto modo pueden ser similares a las del lanzamiento de un nuevo producto.

Las diferencias en el enfoque se traducen en un cambio en el contenido de algunas de las celdas, concretamente en cinco de ellos.

grafico-lean-canvas-sg-smartketing01

En el BMC la parte derecha recogía la información acerca del mercado, mientras que la izquierda se centraba en la empresa.

En el Lean Canvas la zona de mercado mantiene su funcionalidad, pero ahora, la de la izquierda pone el foco en el producto, permitiendo un mejor entendimiento del mismo y agilizando la toma de decisiones.

Cómo utilizar el Lean Canvas

A la hora de completar un Lean Canvas, sucede como con el BCM, existen multitud de opciones: desde el ordenador, utilizar una pequeña libreta, una pizarra gigante… pero la más recomendable (y divertida) es que lo imprimas en un tamaño grande, no menos de un DinA3, y con post-its rellenéis entre todo el equipo los diferentes bloques.

El proceso se divide en dos fases, en la primera de ellas hay que rellenar las diferentes celdas y al igual que en el modelo del BMC hay un orden para ello.

En este modelo existen dos “casillas de salida” y dependiendo de cómo haya surgido la idea se puede empezar desde una u otra.

  1. Problema: tienes que identificar 3 problemas o pains a los que se enfrenta tu públicoobjetivo y para que sea más rico en matices, es recomendable que recojas con qué soluciones alternativas está resolviendo esos problemas en la actualidad.
  2. Segmento de mercado: define el segmento de mercado que piensas que va a ser más susceptible de utilizar tu nuevo producto, basado en los problemas que has identificado, y pon especial atención a los early adopters ya que, en principio, serán los primeros en probarlo.
  3. Proposición única de valor: a diferencia del “Problema” este bloque tiene un fuerte carácter marketiniano y debe recoger en una sola frase la promesa que vas a hacer a tus clientes.
  4. Solución: al tratarse de una herramienta Lean únicamente indicaremos 3 características de tu nuevo producto que ayudarán al público objetivo a solucionar su problema. Tienes que centrarte en las principales y más importantes, dejando para más adelante aquellas secundarias que te distraerán del core del proyecto.
  5. Canales: en este caso debes identificar a través de qué canales vas a llegar al usuario, tanto para la venta como para la comunicación.
  6. Flujos de ingreso: al igual que en el BMC tienes que determinar las posibles fuentes de ingresos derivadas de tu nuevo producto. Recuerda que no solo se puede vender el producto, sino que alrededor del mismo existen multitud de formas de monetizar.
  7. Estructura de costes: de nuevo, tienes que determinar los costes fijos y variables que se puedan atribuir al nuevo producto.
  8. Métricas clave: para este punto tienes que establecer qué métricas son más importante para el lanzamiento del producto. Tienes que identificar 4 o 5 variables como mucho para no perder el tiempo y ser ágil, aquí te dejamos una pista que nos proporciona el mismo Ash en una entrevista 😉
  9. Ventaja diferencial: tienes que definir aquel elemento que te diferencia del resto de empresas y, sobre todo, es difícil o imposible de copiar, de forma que se convierta en una fortaleza para ti. Quizás se trate del bloque más complicado de rellenar, pero no te preocupes porque puedes dejarlo para más adelante y continuar con la segunda fase del proceso.
grafico-lean-canvas-sg-smartketing02

Cuando esté completo empieza la segunda fase del proceso: ahora es el momento de validar cada una de las casillas y comprobar que las hipótesis que has afirmado es real.

Para ello debes escoger una métrica y un porcentaje de validación para cada idea dentro de un bloque que te ayudará a validar la hipótesis. Por ejemplo, asumimos que una solución X será válida únicamente cuando el 70% de los potenciales clientes a los que entrevistes la den como correcta y vas a entrevistar un mínimo de 20 personas.

Esta segunda etapa es crucial para reducir el riesgo a la hora del lanzamiento, por lo que conviene invertir el tiempo y el esfuerzo que sea necesario, pero tampoco desarrolles un proceso que se eternice y retrase el lanzamiento.

Conclusión

El modelo de Lean Canvas es una herramienta perfecta para el desarrollo de nuevos productos y servicios porque además de generar una imagen panorámica de la realidad de tu nuevo producto te permite analizar y comprobar que tus suposiciones son acertadas.

Pero no olvides contar con todo tu equipo para su desarrollo y trata de conseguir una muestra lo más variada posible y representativa del segmento que analizas para conseguir resultados que reflejen un entorno lo más parecido a la realidad a la que se enfrentará tu nuevo producto.

¿QUIERES COMENTAR ALGO?