El círculo virtuoso que hace que los planes se cumplan en la empresa

Cuentan que un empresario en apuros rogaba: «Señor, por favor, haz que me toque la lotería». Así, cada mañana durante meses hasta que una noche el Señor le habló: «Yo estoy ansioso por concederte el deseo pero, hijo mío, al menos compra un número». Los planes no se cumplen únicamente por desearlos. Tampoco basta con […]

lo leo todo >